Los líderes de las protestas en Hong Kong aceptaron dialogar "en público" con el gobierno

 AFP 163
AFP 163

"La Federación de Estudiantes de Hong Kong mantendrá una reunión pública" con Carrie Lam, número dos del gobierno local, dijo en un comunicado esta organización, tras la oferta de diálogo planteada por el jefe del Ejecutivo hongkonés, Leung Chun-ying.

El jefe ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung Chun-ying, anunció hoy una iniciativa para conversar con los estudiantes sobre la reforma constitucional e intentar desactivar la tensión creada en las últimas horas.

Leung dijo, en una conferencia de prensa poco antes de la medianoche local, que ha nombrado a la "número dos" del gobierno local, Carrie Lam, para que dialogue con representantes de los estudiantes.

Tensión en Hong Kong

Cientos de policías custodian a más de 3.000 personas, que se reunieron delante de las dependencias del Consejo Legislativo y de la oficina del gobierno local, en el centro de Hong Kong, para exigir la renuncia a Leung Chun-ying, considerado por los manifestantes una marioneta de Pekín.

La campaña de desobediencia civil que se gestaba desde hacía semanas en Hong Kong se intensificó brutalmente el domingo y desde ese día decenas de miles de manifestantes han salido a la calle

Las principales arterias de la ciudad, considerada un remanso del capitalismo financiero internacional, están bloqueadas. Como los transportes públicos, barrios enteros están paralizados y las actividades económicas se encuentran muy perturbadas.

Los manifestantes denuncian intromisiones de Pekín, reclaman un sufragio universal sin restricciones y rechazan que en las elecciones de 2017 las autoridades chinas mantengan el control sobre los candidatos a jefe del gobierno local. El movimiento prodemocracia reclama, asimismo, la renuncia de "C.Y", como llaman en el territorio al jefe del Ejecutivo.

Ocupación de edificios

Desde que la policía empleó, el domingo, gases lacrimógenos y gas pimienta contra los manifestantes pertrechados con simples paraguas para defenderse, los reclamos de dimisión se han hecho más acuciantes.

El jefe del Ejecutivo debe dimitir antes del jueves por la noche, espetó Agnes Chow, una dirigente del movimiento estudiantil. De lo contrario, "estudiaremos varias acciones diferentes los próximos días, como la ocupación de edificios gubernamentales importantes", añadió.

El gobierno chino trata por todos los medios de evitar la propagación de una ola prodemocrática en el país

Los estudiantes de Hong Kong son el motor de la campaña de desobediencia civil, pero las filas de los manifestantes se han engrosado desde la represión del domingo. Desde entonces, la policía se muestra, por su lado, más discreta.

La Revolución de los Paraguas -como se ha bautizado en las redes sociales- tiene mucho eco fuera de la ex colonia. Unas 4.000 personas se manifestaron en Taipei; unas 2.000, delante de la embajada china en Londres; y otras 350, en Times Square, en Nueva York.

El gobierno chino trata por todos los medios de evitar la propagación de una ola prodemocrática en el país. El Partido Comunista endureció como nunca antes la censura sobre las redes sociales y presenta al movimiento hongkonés como un grupo de "extremistas" que violan la ley.

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS