163
163

La escena tuvo lugar en un restaurante de Tokio, capital de Japón: un cliente toma una silla vacía y otro que la estaba usando para poner sus pies encima lo mata. Luego pide tranquilamente tallarines.

Según un vocero de la policía contactado por la AFP, Shinichiro Imanishi, un hombre de 37 años de edad y 120 kilos de peso, está siendo interrogado actualmente por haber matado a pisotones a Hisao Kitajima, de 49 años.

Delante de un público estupefacto, Imanishi tiró al suelo al otro cliente y sin remoridimiento comenzó a pisar su cabeza con furia.

El sospechoso volvió a su asiento y pidió con absoluta tranquilidad un bol de tallarines, según la prensa. Su víctima estaba agonizando en el suelo y murió dos días más tarde.

En el momento de su detención, momentos más tarde, Imanishi explicó: "De todas formas, voy a ir a la cárcel, de forma que ésta va a ser mi última cena en libertad".