Quiénes son los acusados por el crimen de Melina

  162
162

Joel "Chavito" Fernández (22) fue la primera persona que se autoincriminó, al asegurar que Melina Romero murió luego de una fiesta de sexo, drogas y alcohol en una casa de Pablo Podestá. Tras ello, se detuvo al dueño de ese inmueble, Javier "Pelado" Rodríguez, de 44 años, y a los jóvenes "Toto" (16) y Elías "Narigón" Fernández. Además, buscan a otras dos personas: una que manejaba un auto en el que pasaron a buscar a la chica y la otra es un familiar de uno de los acusados.


El abogado de la familia Romero, Marcelo Biondi, informó que recién el sábado se hará la autopsia, ya que -explicó- hay que notificar a las defensas, por si designan a un perito de parte. "Habrá isopado y se podrá extraer distintos fluidos que envolvían al cuerpo y dentro del mismo. Se intentará encontrar algún rastro de ADN que se pueda cotejar con los obtenidos en la causa", precisó el letrado.


Los sospechosos lanzaron declaraciones cruzadas a lo largo de estas semanas que complican su situación. "Chavito" el día que fue detenido declaró en una comisaría que él junto a Melina, "Toto y el "Narigón" tomaron pastillas y alcohol en la casa del chico de 16 en Pablo Podestá. Asimismo, había dicho que el "Narigón" fue quien asesinó a la chica y que con la ayuda del "Pelado" Rodríguez la tiraron en una bolsa al Arroyo Morón. Cuando fue arrestado "El Narigón", en su casa tenía una pistola calibre .32 y 18 balas.


Sergio Doutres, defensor de "Chavito", sostuvo que hizo esa declaración bajo amenazas y golpes. Sin embargo, por sus dichos cayeron el hombre de 44 años y el adolescente de 16, quien está detenido en un Instituto de Menores. La Justicia de Garantías de San Martín confirmó su prisión preventiva. Es hijo de un pai quimbanda y dueño de la casa donde, además del templo, fue el escenario del crimen.


"Toto" siempre declaró ante la Justicia que la noche de la desaparición de la joven él estuvo en su domicilio, pero con amigos, y en ningún momento fue parte de alguna fiesta. Sin embargo, la declaración de otra testigo, Melody, lo apuntó como la persona que aportó la casa para que tuviera lugar ese encuentro entre excesos y sexo.


Melody aseguró haber participado de esa fiesta, y declaró que antes no se presentó a brindar declaración por el hecho ya que se sentía "amenazada" para no relatar los pormenores de lo vivido. Según aclaró, ella no corrió la misma suerte que Melina "porque soy amiga de los chicos".


La jueza de Garantías del Joven de San Martín, María Eugenia Arbeleche, había dictado el pasado viernes la falta de mérito del joven Fernando, de 17 años, por falta de pruebas y ordenó su libertad. Éste fue el joven que se puede ver en las cámaras de seguridad del boliche besando a Melina antes de entrar al local.


Biondi, en tanto, agregó que hasta el momento, se refuerza la hipótesis de la única testigo presencial del hecho, que declaró cómo habría sido el crimen de Melina. "Su testimonio compromete seriamente al menor de 16 años detenido y también a otros dos adultos, de 20 y 18 años", sostuvo el abogado.


Tras el hallazgo, ayer a la tarde, alrededor de las 15 tras un llamado al 911, la fiscal de San Martín María Fernanda Billone ordenó trasladar a los detenidos mayores a la fiscalía para ser indagados, mientras espera el resultado del entrecruzamiento de llamadas entre los teléfonos de los imputados. Rubén Romero, padre de la víctima, se refirió a los acusados y dijo: "Si están detenidos es porque realmente son los culpables".