Reuters 163
Reuters 163

A fines de julio pasado, cuatro de los cinco países del Mercosur (Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina) acordaron una oferta única para negociar el TLC con los países europeos, y ahora la próxima etapa consiste en el entrecruzamiento de las propuestas comerciales para que se pueda avanzar.

"Estamos en la etapa de recibir de una y otra parte las ofertas comerciales que se puedan concretar, y que puedan desde ese momento dar lugar a una negociación que creo será rápida", afirmó Fernández Trigo.

El diplomático agregó que se aguarda que la oferta que presente el Mercado Común del Sur (Mercosur) "esté a la altura" de los parámetros que se establecieron en 2010, y que implica que el 90% de los productos que se intercambien estén libres de aranceles.

Las nuevas autoridades de la Comisión Europea asumirán en noviembre, y se aguarda que luego de esa instancia se pueda conocer el cronograma de fechas para el intercambio de las ofertas. Según Fernández Trigo, la firma del acuerdo podría concretarse "en el margen de un año".

En este sentido, una fuente consultada de la Unión Europea dijo que el cambio de autoridades no demorará el proceso que tiene como objetivo "favorecer el comercio sin trabas" entre ambas partes. Y por esto que se espera "poder empezar a negociar en los próximos meses de forma definitiva".

Sin embargo, a principios de septiembre el director de Integración y Mercosur de la Cancillería uruguaya, Álvaro Ons, advirtió que si no se concreta un compromiso para el intercambio de ofertas "no es posible ser optimista", en referencia a que el acuerdo entre los bloques pueda cerrarse a corto plazo.

 163
163

La historia

Tras una suspensión de seis años, la UE y el Mercosur retomaron en 2010 las negociaciones para cerrar un acuerdo de libre comercio entre ambos bloques, e incluso se había encaminado el intercambio de ofertas para diciembre de 2013, según publica el periódico El País, de Uruguay.

Pero las medidas proteccionistas adoptadas por Argentina para defender su industria local y frenar las importaciones -denunciadas por Estados Unidos y la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) se convirtieron en un obstáculo. Uno de los temores de Buenos Aires es ser desplazada comercialmente del mercado brasileño, ante la llegada de productos más competitivos desde Europa.

En marzo de este año la UE quedó disconforme con el alcance de la oferta del Mercosur, ya que esa propuesta contaba con un período de gracia de siete años para comenzar a reducir las tarifas de importación que fue propuesto por Argentina. Esto además de que en enero los europeos le habían pedido al Mercosur que clarificara qué países del bloque estaban participando de la negociación.

La falta de avances en la negociación provocó incluso que Brasil manifestara su malestar a mediados de este año. En agosto la presidenta Dilma Rousseff le solicitó a Bruselas que "dejara de culpar" al Mercosur, porque la propuesta para avanzar está lista.

Las

inversiones de Europa en el Mercosur

totalizan actualmente 286.000 millones de euros (el equivalente a

370.000 millones de dólares)

, mientras que el

comercio

de bienes y servicios es de 125.000 millones de euros

(u$s162.000 millones).