Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

"Es importante que la Argentina salga del default lo antes posible para poder retornar a la senda del crecimiento económico sustentable y atraer la inversión que necesita". Esas fueron las palabras de Sullivan que generaron "gran malestar" en el gobierno argentino.

"No sólo es falso lo que afirma sino que lo que verdaderamente causa estupor es la omisión lamentable acerca de la actuación que le cupo a un juez municipal de su propio país (en referencia a Thomas Griesa), en el intento de provocar la caída de la reestructuración soberana de la deuda argentina", dijeron fuentes oficiales.

Las mismas fuentes agregaron que las declaraciones de Sullivan "constituyen una intromisión inaceptable en asuntos internos del país. La Argentina siempre fue un país respetuoso en el manejo de todas sus relaciones internacionales, evitando entrometerse en situaciones internas de otros países. Los EEUU no constituyeron una excepción en esta regla".

Según analistas internacionales, la Argentina ingresó en "default selectivo" el 30 de julio porque no pudo pagar un vencimiento de la deuda reestructurada. Para ello necesitaba acordar con un grupo de inversores que tienen un fallo favorable en la Justicia de los EEUU para cobrar el 100% de sus títulos emitidos antes de 2001.

En medio de la polémica con los denominados holdouts beneficiados por una sentencia del juez Griesa, la Argentina realizó el depósito correspondiente para cumplir con el vencimiento, pero el magistrado prohibió el desembolso del dinero. Es por eso que el gobierno de Cristina Kirchner no reconoce el default y repite que quiere pagarles al 100% de sus acreedores.

Ahora el Gobierno adoptó una estrategia doble. En el plano internacional planteó en ONU la necesidad de discutir nuevas regulaciones para reestructurar deuda soberana. La iniciativa fue respaldada por la mayoría de los estados miembros. A la par aprobó una ley en el Congreso para cambiar la jurisdicción de pago de los tenedores de títulos del canje. Sullivan aclaró que los EEUU no apoyan el plan argentino presentado en ONU. "EEUU no apoya el debate en Naciones Unidas porque no nos parece el ámbito para encontrar una solución eficiente", definió.

"Este tipo de declaraciones son las que un diplomático tiene que evitar hacer para preservar, en un marco de respeto recíproco, las buenas relaciones entre el país que representa y el país en el que desempeña sus funciones", finalizaron las fuentes.