"Si Dilma es reelegida al día siguiente no habrá cambios, todo seguirá igual"

La candidata socialista Marina Silva denunció que sus rivales se han unido contra ella en una campaña de desprestigio. Pidió recuperar la credibilidad para que Brasil tenga inversiones y crecimiento

 AP 163
AP 163

La ex ministra del Medio Ambiente irrumpió de lleno en la campaña presidencial brasileña en agosto pasado, tras la muerte en un accidente aéreo de Eduardo Campos, hasta ese momento candidato del Partido Socialista.

Silva afirmó que las críticas en su contra son utilizadas como una "cortina de humo" para tratar de esconder los problemas en el sector petrolero, que surgieron del escándalo de corrupción de Petrobras que se reavivó la semana pasada cuando un ex director de la empresa acusó a un ministro, tres gobernadores y decenas de legisladores de recibir comisiones ilegales de contratos firmados por la compañía estatal.

Según la postura de Silva, el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) se han unido contra ella para llevar a cabo un trabajo de desacreditación similar al que en su momento debió padecer el ex presidente Lula.

"Vivimos un profundo atraso en varios aspectos de la política, y por eso la sociedad comienza a desprenderse de la política. Ya me imagino el día siguiente con la Presidenta Dilma reelegida: no habrá cambios, todo seguirá igual", afirmó la nueva referente del socialismo brasileño en diálogo con el periódico O Globo.

"Consideramos a la reforma política como 'la reforma de las reformas'. Pondremos algunos puntos para el debate, porque queremos debatir con las propuestas que están en tramitación". En este sentido, Silva garantizó que pese a la idea de aumentar los mandatos a cinco años el suyo será de cuatro, porque no se pueden cambiar las reglas del juego durante el juego".

Ya lanzada a la elección presidencial del próximo 5 de octubre, la candidata de 56 años dijo que "me gustaría aumentar la inversión, porque los recursos para la educación no son gastos, son inversiones. Y también necesitamos recuperar la credibilidad del país, porque sin ella no habrá inversiones ni tampoco crecimiento".

Silva añadió: "Existen muchos proyectos del Gobierno que fueron lanzados con un presupuesto de 6.000 millones de reales (el equivalente a 2.600 millones de dólares), pero terminaron costando cinco veces más. Eso sólo se explica por incompetencia o corrupción".

 Reuters 163
Reuters 163

Inflación

Silva negó que tenga pensado aumentar las tasas de interés para controlar la preocupante suba de precios que padece el gigante sudamericano.

"El programa dice que vamos a reducir la inflación, pero no que el método para lograrlo vaya a ser el alza de las tasas", señaló la candidata que según algunas encuestas podría derrotar a Rousseff en una eventual segunda vuelta electoral.

"Es posible aplacar el incremento de precios por

otros métodos

también. ¿Quién dijo que será por el medio más ortodoxo entre los ortodoxos? Existe otros medios que pueden ser combinados", concluyó la flamante líder del Partido Socialista Brasileño.