AP 163
AP 163

Gabriella, quien hace años fue madre soltera de una niña, contraerá matrimonio en la basílica de San Pedro con Guido, que tiene la anulación de su anterior unión por la Sacra Rota, según adelantó el periódico italiano La Repubblica.

Esta pareja, que ronda los 50 años, fue elegida por la diócesis de Roma entre las 20 que casará Francisco, en una ceremonia rara para los pontífices ya que sólo Juan Pablo II bendijo los anillos de algunas parejas que se casaron en San Pedro durante el Jubileo de la familia en octubre de 2000.

"No creíamos que pudiésemos responder a los requisitos de las parejas católicas que la gente imagina", admitió la mujer y por ello su sorpresa cuando le comunicaron que el mismo pontífice los casaría.

La pareja, que se conoce desde hace cinco años, sintió la exigencia de acercarse a la Iglesia para que su unión no estuviese fuera de los sacramentos.

El diario italiano asegura que las parejas que se casarán el domingo ante el Papa también son un reflejo de la dificultad económica que atraviesan los jóvenes, ya que algunos de ellos son trabajadores temporarios y otros directamente se encuentran desempleados.

Francisco bromeó el pasado 3 de septiembre durante la audiencia general, cuando a las parejas de recién casados que se encontraban presentes en la Plaza de San Pedro les dijo que eran "unos valientes" porque "hay que tener valor para casarse hoy en día".

Con respecto a la elección de Gabriella y Guido, que no responde al habitual matrimonio católico, ya había sucedido algo parecido cuando en enero pasado cuando Francisco

bautizó a 32 niños y entre ellos el de una pareja casada por civil.