163
163

"Continuaremos nuestra yihad hasta atacar Jerusalén y levantar la bandera de 'No hay más Dios que Alá, y Muhammed es el mensajero de Alá'", dice la "Muhaidina", definida por su presentador como "la más joven del mundo".

El video posteado en YouTube por cuentas de especialistas en seguir los movimientos de terroristas refleja el "lavado de cabeza" al que los menores que crecen bajo la particular interpretación del islam que hace el Estrado Islámico se enfrentan.

A través de la Sharia, la férrea educación que impone el califato contiene la formación de menores en las armas con el objetivo de imponer su religión a través de ella.

"Hemos preparado una generación que luchara hasta el martirio o la victoria"

Es por eso que la niña, al igual que los menores que aparecen más adelante en el video disparando un mortero, son promocionados como símbolos del futuro del extremismo islámico. "Hemos preparado una generación para ustedes, que luchará hasta el martirio o la victoria", anuncia el yihadista que introduce al juramento de la niña.

El mensaje redunda en amenazas y conceptos que ya se han escuchado antes. Uno de ellos es la amenaza para Israel, país al que desean borrar de la faz de la Tierra: "Advertimos a los sionistas: los vamos a expulsar de nuestra tierra. Vamos a llevar armas en nuestras manos
y lucharemos contra ustedes".

Más adelante, se puede ver el "entrenamiento" al que someten a los adolescentes. Se puede ver a dos niños cargando morteros, mientras el "instructor", con su voz en off, le va dando paso a paso las órdenes para llevar adelante la tarea.

El instructor se molesta porque los niños no gritan "Alá es grande" con suficiente fuerza

Los niños no parecen ser muy expertos en la materia y son reiteradamente forzados a agradecer "Alá es grande". Como su respuesta no es tan expresiva como el instructor requiere, reciben un pedido específico para que lo griten con más fuerza: "¡Más fuerte, Abdul Rahman!"

El sistema de enseñanza basado en el odio hacia todo lo que no sea la religión musulmana según ellos la entienden incluye el exterminio a las personas que profesan el islam pero son chiítas o de corrientes sunitas menos radicales, como lo atestiguan videos que muestran ejecuciones en presencia de niños.