Télam 162
Télam 162

Las elecciones para renovar casi la mitad de los integrantes del Consejo de la Magistratura se iniciarán este martes y se extenderán hasta finales de septiembre, cuando quedará conformado el nuevo cuerpo de un órgano clave de la estructura institucional.

El primer turno será para los abogados porteños, que mañana votarán para designar a su representante ante el Consejo; en este caso competirán cuatro candidatos: Adriana Donato, Alejandra García, Agustín Pesce y Ricardo Mihura Estrada.

La pelea parece circunscripta a la compulsa entre las candidatas de Gente de Derecho y Cambio Pluralista: la primera lista es liderada por Donato, representante del oficialismo del Colegio de Abogados porteño en una alianza con el macrismo; la otra opción es encabezada por García, quien está identificada con un sector del radicalismo y tiene como referencia al ex juez Ricardo Gil Lavedra.

Hay 50.000 abogados habilitados para votar, aunque se estima que lo harán unos 10.000. El ganador de esta elección ocupará el lugar de Alejandro Fargosi en la Magistratura.

DyN
DyN

El cronograma indica que el 23 de septiembre votarán los jueces, quienes deben definir los nombres para tres bancas del Consejo. En esa elección los candidatos son Luis María Cabral (presidente de la Asociación de Magistrados); el juez federal de Bariloche, Leónidas Moldes; y la camarista laboral Gabriela Vázquez, que es sindicada como la representante más cercana al gobierno nacional.

Seis días después será el momento de definir quién representará a los abogados del interior en el Consejo. En este caso las opciones son el opositor Miguel Piedecasas; Carlos Andreucci; César Grau; y Alfredo Alvarado Velloso. El ganador reemplazará al abogado mendocino Daniel Ostropolsky.

Finalmente, en una fecha que aún no fue fijada por el Consejo Interuniversitario Nacional, se elegirá a un profesor de Derecho como representante de los académicos en la Magistratura.

Estas elecciones son claves porque los resultados pueden modificar el actual equilibro del cuerpo, donde kirchneristas y antikirchneristas cuentan con seis votos cada uno, por lo que cada decisión debe salir por consenso.