El 15 de mayo de 2010, el ex líder de Soda Stereo se encontraba de gira por Sudamérica para presentar su disco Fuerza Natural y luego de ofrecer un concierto en Caracas (Venezuela) se desvaneció y debió ser hospitalizado.

Inicialmente se informó que el cantante sólo había sufrido una descompensación de la que se recuperaba favorablemente, pero con el paso de las horas su estado de salud se agravó y dos días después se reveló que Cerati había sufrido una isquemia cerebral y luego un ACV.

El legendario artista fue ingresado en un primer momento en el Centro Médico Docente La Trinidad, con un cuadro de afasia de expresión y problemas para hablar, reveló en ese momento el neurólogo Vladimir Fuenmayor, encargado de la atención del intérprete.

La salud del rockero argentino empeoró con el paso de las horas y los médicos decidieron someterlo a una intervención quirúrgica de urgencia que no fue suficiente para revertir su estado clínico. Tres semanas después del ACV, el 7 de junio de 2010, Cerati fue trasladado a la Argentina en un avión sanitario.

La familia del cantante decidió alojarlo en el instituto Fleni, del barrio de Belgrano, donde permaneció cuatro meses internado. En octubre de ese mismo año fue traladado a la clínica Alcla, ubicada en la misma zona de la ciudad de Buenos Aires, donde permaneció hasta su muerte.