Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

Este jueves el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, denunció que tropas rusas ingresaron a territorio ucraniano con armamento pesado para reforzar las filas de los separatistas en su lucha con las fuerzas de Kiev. Esta acusación fue respaldada por los Estados Unidos y la OTAN, que inmediatamente justificó la denuncia a través de imágenes satelitales.

El organismo internacional indicó que "más de mil soldados rusos están operando dentro de Ucrania", luego de exhibir las imágenes donde se puede observar el ingreso de sistemas de defensa antiaérea, artillería, tanques y carros blindados rusos.

A su vez, un fotógrafo de la agencia Reuters también captó el ingreso de blindados y camiones provenientes de Rusia a través de la frontera.

"La situación es ciertamente muy difícil", reconoció Poroshenko, quien también dio cuenta del ingreso de dos columnas de tanques y vehículos militares al país luego de que Kiev fuera atacado en un puesto fronterizo con misiles Grad.

Desde principios de julio las fuerzas ucranianas mantenían la ofensiva contra los rebeldes prorrusos. Sin embargo, esta incursión rusa podría modificar la tendencia de estos enfrentamientos.

Por lo pronto, los separatistas, con la ayuda de Moscú, tomaron puestos importantes, como la ciudad fronteriza de Novoazovsky.

 163
163

Aunque algunos funcionarios rusos niegan el apoyo militar de su país a los prorrusos, el principal líder del grupo rebelde, Alexander Zajarchenko, reconoció que cuatro mil rusos pelean junto a ellos desde que comenzó el conflicto.

"Entre nosotros hay soldados rusos activos que, en lugar de estar en la playa, prefieren pasar sus vacaciones aquí, entre sus hermanos que luchan por la libertad", explicó.

Los principales líderes occidentales reaccionaron ante las pruebas de la presencia rusa en Ucrania.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que "es evidente a los ojos del mundo entero" la invasión que llevó a cabo Moscú en territorio ucraniano. Si bien sostuvo que descarta el uso de la fuerza, aseveró que esto "solo puede producir" más sanciones económicas.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, también responsabilizó al gobierno de Vladimir Putin por la escalada de violencia. Mientras que el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente de Francia, François Hollande, se sumaron a estas críticas.

"El presidente ruso quiere mantener la inestabilidad en Ucrania y fomentarla en otros países vecinos. Las consecuencias económicas de este comportamiento serán profundamente negativas para la economía rusa", afirmó a El Mercurio Richard Kauzlarich, experto de la Brookings Institution.

 AFP 163
AFP 163

Prorrusos aceptan abrir corredor humano

El presidente ruso, Vladimir Putin, en un gesto conciliador con Kiev tras ser acusado de invadir con sus tropas al este de Ucrania, pidió este viernes a los separatistas prorrusos que abran un corredor humanitario para los soldados ucranianos cercados en los últimos días por las milicias rebeldes.

Los rebeldes prorrusos aceptaron la petición del Kremlin para permitir la retirada de las tropas ucranianas que habían rodeado.

No está claro cómo reaccionará el Gobierno en Kiev a la oferta, sugerida inicialmente por el presidente ruso, Vladimir Putin, pero la primera palabra de las Fuerzas Armadas ucranianas fue negativa.

Éstas dijeron en un comunicado que el llamado de Putin sólo demuestra que "esta gente (los separatistas) es dirigida y controlada directamente por el Kremlin".

Kiev ha acusado a las tropas rusas de entrar ilegalmente en el este de Ucrania y, apoyada por sus aliados de los Estados Unidos y Europa, ha dicho que va a luchar para defender su territorio.

Rusia ha sido acusada de envíar tropas y armas a la ex república soviética para apuntalar una rebelión separatista que hace una semana parecía estar al borde de la derrota. Ese desarrollo ha aumentado considerablemente el conflicto de cinco meses en el este de Ucrania.

En su declaración nocturna, publicado por el Kremlin, Putin adoptó un tono más suave, aunque sin reconocer que el Ejército ruso está involucrado en el conflicto.

"Es claro que la rebelión ha logrado algunos éxitos importantes en la detención de la operación armada de Kiev", dijo Putin, según citas reproducidas en el comunicado.

"Hago un llamamiento a las fuerzas de la milicia para que abran un corredor humanitario a los militares ucranianos cercados a fin de evitar víctimas inútiles, para que puedan salir del área de combate y sin impedimento, reunirse con sus familias (...) con el objetivo de proporcionar ayuda médica urgente a los heridos como resultado de la operación militar", agregó.

Horas más tarde, Alexander Zakharchenko, líder de la entidad principal de los rebeldes en el este de Ucrania, dijo a una estación de televisión rusa que sus fuerzas estaban dispuestas a permitir el retiro de las tropas ucranianas rodeadas.

Zakharchenko manifestó que tendrían que dejar atrás sus vehículos blindados pesados y municiones.