Francisco recupera una olvidada tradición de Juan Pablo II