María Guadalupe Muñoz Rodríguez fue detenida como presunta responsable del crimen de Nadia Catalina Arvizu Ávila. En su declaración, la mujer reveló que planeó el asesinato con la intención de quedarse con el bebé, ya que le había dicho a su pareja que estaba embarazada. Incluso, había publicado su falso estado de maternidad en las redes sociales.

Engañándola con regalarle ropa para su futuro hijo, la asesina consiguió que su víctima la acompañara. Una vez solas, la golpeó hasta hacerla perder el conocimiento y luego le clavó un puñal en el vientre para poder extraer al bebé.

Posteriormente, la acusada llamó a la ambulancia para que el niño fuera trasladado junto a ella al Hospital General de Tepic. Allí, les dijo a los médicos que había sufrido un aborto, pero cuando el niño murió, la mujer desapareció del centro médico hasta que pudo ser detenida por el Cuerpo Élite de Seguridad en el municipio de Acaponeta.