Carlos Bianchi soporta, como puede, la peor tormenta

desde que llegó al banco de suplentes de Boca por tercera vez en su carrera. Después de un comienzo con tres caídas en cuatro fechas del campeonato y la eliminación de la Copa Argentina, que auguran un panorama oscuro para el entrenador más exitoso de la historia, son miles las voces que se alzan para cuestionar su proyecto.

Y una de ellas fue la de Santiago Silva, el actual delantero de Lanús

.


Evidentemente, el goleador uruguayo del "Granate" todavía no logra asimilar su salida de la entidad "xeneize" y fundamentalmente el destrato del "Virrey", quien decidió prescindir de sus servicios al poco tiempo de haber asumido nuevamente como conductor del equipo. "Insisto... Yo no me fui de Boca, a mí me fueron. Igualmente, el tiempo pone las cosas en su lugar y todo está al alcance de la vista en este momento", manifestó sin escrúpulos el goleador en diálogo con ESPN FC Radio.


Convencido de dejarlo todo en el pasado con la camiseta azul y oro, el ex Banfield y Gimnasia, entre otros, dejó en claro que "mi problema en Boca no pasaba por un tema de confianza. La atmósfera es distinta, Lanús se está acostumbrando a ganar cosas, algo que Boca estaba acostumbrado a hacer".


Para finalizar la entrevista, decidió darle un respiro a Bianchi con las críticas y se enfocó en su rendimiento: "Estamos bien en lo colectivo, buscando el mejor nivel y con la confianza necesaria, que es lo más importante para cualquier persona". Por su parte, el DT se reunió con Daniel Angelici y le reiteró sus ganas de mantenerse en el cargo, confiado en lograr una reacción de sus pupilos.