162
162

La pérdida de competitividad de la producción nacional, tanto del campo, como más aún del conjunto de las manufacturas, junto a trabas comerciales, determinaron en el séptimo mes del año una baja de la generación de divisas por la vía de ventas al resto del mundo de 675 millones de dólares, equivalente a 9,1%. Sumaron apenas 6.723 millones de dólares.

Para compensar ese efecto, y no afectar más la acumulación de reservas por parte del Banco Central, las autoridades económicas dispusieron intensificar el cepo sobre las importaciones, fenómeno que se reflejó en una caída de 1.100 millones de dólares, equivalente a 15,7% en comparación con un año antes. Descendieron a 5.920 millones de dólares.

De este modo, por segundo mes consecutivo el resultado del intercambio comercial creció respecto de lo observado el año previo.

Las exportaciones cayeron a 6.723 millones y las importaciones a 5.920 millones de dólares

El menor valor exportado resultó de un descenso de las cantidades en 6%, pese a que se expandió 10% la de productos primarios, y de los precios de 3%, mientras que en el caso de las importaciones la contracción fue el reflejo pleno del racionamiento de los volúmenes adquiridos, con la excepción de bienes de inversión.

La balanza energética amplió el rojo del intercambio del rubro en casi 100 millones de dólares, a 1.048 millones en el mes, equivalente a un ritmo anualizado de poco más de 12.000 millones, con ventas por 222 millones de dólares y compras por 1.270 millones de dólares.

Menor superávit acumulado y tendencia contractiva

En los primeros siete meses de 2014 la balanza comercial fue superavitaria en 4.487 millones, y disminuyó un 19% con respecto a igual período del año anterior. Por el contrario, la balanza energética acumuló un déficit de 4.222 millones de dólares.

La balanza energética acumuló un rojo de 4.222 millones de dólares

El total exportado fue de 43.501 millones de dólares contra 39.014 millones de dólares desembolsados en importaciones. Estos datos muestran una variación negativa del 10% para las exportaciones y del 9% para las importaciones, en comparación con el mismo período del año anterior.

El comercio con el Mercorsur, concentró el 24% de las exportaciones y el 22% de las compras realizadas al exterior. Si se toma como referencia julio del año anterior, las ventas a dicho bloque mostraron una variación negativa del 18%, y las compras disminuyeron 31%. El saldo comercial resultó superavitario en 304 millones de dólares.

El consenso de los economistas proyecta una sostenida contracción del intercambio comercial en el resto del año, mientras se extiendo el período de default de parte de la deuda pública, por no cumplir con un fallo internacional en contra, porque trabará las líneas de crédito del resto del mundo, tanto para exportadores, como más aún para los importadores.