AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Más de 191.000 personas murieron en la guerra en Siria desde su inicio en 2011, lo que supone más del doble del balance de hace un año, estimó este viernes la ONU, condenando de paso la "parálisis internacional" que alienta a los "asesinos".

Pillay consideró "escandaloso que a pesar de sus enormes sufrimientos, la difícil situación de los heridos, desplazados, detenidos y familias de personas asesinadas o desaparecidas no genere más atención".

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos registró 191.369 casos documentados de personas que murieron en Siria entre marzo de 2011 y finales de abril de 2014, lo que supone "más del doble" de los 93.000 casos registrados hace un año.

Según la ONU, no cabe duda de que el cálculo de más de 191.000 muertos es una estimación a la baja respecto a la cifra real de fallecidos.

En diciembre de 2011, el Alto Comisionado había registrado más de 5.000 muertos, que en enero de 2013 habían ascendido hasta 60.000 fallecimientos.

De entre las personas muertas registradas, más del 85% eran hombres

La mayor cifra de muertes documentadas por la ONU se registró en la periferia rural de Damasco (39.393), seguida de Alepo (31.932), Homs (28.186), Idleb (20.040), Daraa (18.539) y Hama (14.690).

De entre las personas muertas registradas, más del 85% eran hombres. Como en informes anteriores, la ONU no pudo establecer una distinción entre combatientes y no combatientes.

Por el momento se ha documentado la muerte de 8.803 menores de edad, de los que 2.165 eran niños de menos de 10 años, pero la cifra real probablemente sea más elevada, dado que en la inmensa mayoría de los casos la edad de las víctimas no está documentada.

Este tercer estudio del Alto Comisionado fue realizado empleando una lista combinada de 318.910 muertes documentadas y de las que se identificó tanto el nombre de la víctima como el lugar y la fecha de la muerte.

Las fuentes empleadas fueron el gobierno sirio (hasta finales de marzo de 2012), el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (hasta finales de abril de 2013), el Centro Sirio para las Estadísticas y la Investigación, la Red Siria de Derechos Humanos y el Centro de Documentación y Violaciones.