AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

El derrame de petróleo provocado por una toma clandestina en un oleoducto ocasionó la contaminación del río San Juan, que baña campos agrícolas de la región de Nuevo León, en el norte de México, informaron el jueves autoridades estatales.


"Es una afectación aproximada de 23 kilómetros, es petróleo crudo el que se derramó; pedimos a la población que evite tomar agua de estos lugares y tampoco consumir peces del área afectada", dijo a la AFP Víctor Cabrera, delegado estatal de la procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).


El derrame se produjo el domingo pasado en una toma clandestina en el oleoducto Madero-Cadereyta, del que integrantes del crimen organizado extraían petróleo de manera ilegal para su comercialización.


El derrame afectó los canales que se utilizan para el riego de campos agrícolas en las comunidades de San Juan, Méxiquito, Santa Isabel, Dolores, Soledad Herreras, señaló de su lado Emeterio Arizpe Téllez, alcalde de Cadereyta, una ciudad ubicada en el estado de Nuevo León, fronterizo con Estados Unidos.


Unas 300 personas de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) realizan labores de limpieza, una tarea que tardará tres meses, indicó el alcalde. Las autoridades han anunciado que distribuirán en las comunidades afectadas agua potable con pipas y botellones.


Una mina del estado mexicano de Sonora (noroeste) contaminó hace unos días un río con miles de metros cúbicos de sustancias tóxicas, dejando a siete municipios con restricciones en el suministro de agua, incluida Hermosillo, la capital estatal.