Imputaron al camionero por la muerte de los tres familiares del papa Francisco

Lo confirmó la fiscal de Instrucción de Oliva, Mónica Biandrate. El chofer que estuvo involucrado en el choque del sobrino del Sumo Pontífice y su familia quedó imputado por "homicidio culposo agravado"

 DyN 162
DyN 162
 DyN 162
DyN 162

La fiscal de Instrucción de la localidad de Oliva, Mónica Biandrate, quien investiga el accidente en la autopista Córdoba-Rosario en el que murieron la sobrina política del Papa y sus dos hijos, confirmó que el conductor del camión involucrado en el choque fue imputado por homicidio culposo agravado por la cantidad de víctimas.


""Es una imputación primigenia que no implica medidas coercitivas sobre su persona, por considerarse que no existió dolo o intención de hacer daño", dijo en diálogo con Cadena 3. "La imputación sólo responde a los fines de darle garantías constitucionales e iniciarlo como sujeto del proceso", agregó.


El choque ocurrió en la madrugada de ayer, cuando Emanuel Bergolgio, sobrino del Papa, su esposa y sus dos pequeños hijos circulaban muy cerca de un camión en la autopista Córdoba-Rosario. Tras el accidente, la mujer y los dos menores perdieron la vida. El hombre está internado en gravísimo estado. La madre fue identificada como Valeria Carmona, de 36 años, y los dos hijos como Antonio, de ocho meses, y José, de dos años.


El auto en el que viajaba la familia, que provenía de la Capital Federal, embistió por la parte trasera al camión conducido por Raúl Pombo. "Estamos esperando los resultados de las investigaciones. Por lo pronto se ha realizado el secuestro de los vehículos sobre los cuales la Policía Judicial está practicando las pericias", dijo la fiscal. Respecto de la salud del único sobreviviente de la tragedia, Biandrate dijo: "Hablé con el doctor Rojo, médico policial de Villa María y me confirmó que Bergoglio sigue en estado reservado".


Apenas ocurrió el accidente, Pombo declaró: "Sentí un impacto y cuando paré tenía un auto incrustado abajo". El chofer contó que "miró por el espejo y no había nada". "Después me tiré en la banquina, paré y cuando bajé tenía un auto metido abajo. Yo no estaba parado ni nada, así que no sé qué les pasó", añadió.


Pombo admitió que frenó 200 metros después de sentir el impacto porque cuando miró por el espejo retrovisor no vio nada que le llamara la atención. "Ahí me bajé, empecé a parar autos que transitaban y pedí un matafuego para evitar el incendio", relató.