163
163

El ejército israelí anunció haber destruido el lunes en Hebrón (Cisjordania) las viviendas de dos palestinos acusados de haber secuestrado y asesinado a tres jóvenes israelíes en junio.

Las casas de Hussam Qawasme y de Amer Abu Eishe fueron destruidas al tiempo que se tapiaron los accesos al domicilio de un tercer palestino, Marwan Qawasme, acusado de haber "orquestado" el secuestro el 12 de junio de tres jóvenes israelíes que hacían auto-stop cerca de un bloque de colonias en el sur de Cisjordania.

Marwan Qawasme fue detenido el mes pasado cerca de Ramala. Los otros dos palestinos son buscados intensamente desde el hallazgo de los cuerpos de los tres jóvenes el 30 de junio.

La decisión de destruir las viviendas fue aplicada después de que la Corte Suprema de Israel rechazara los recursos presentados por las familias de los tres palestinos.

"Estamos determinados a llevar ante la justicia a los asesinos de Eyal Yifrach, Naftali Frenkel y Gilad Shaer. La demolición de casas de terroristas permite transmitir un mensaje claro a los terroristas y a sus cómplices: se paga un precio personal cuando uno se entrega al terrorismo y lanza ataques contra Israel", afirmó el portavoz del ejército Peter Lerner.

Israel acusa a Hussam Qawasme y a Amer Abu Eishe de ser miembros del movimiento islamista Hamas. Durante su búsqueda, el ejército detuvo a más de 400 palestinos en Cisjordania, entre ellos más de 300 miembros de Hamas, que niega estar implicado en el rapto.

El clima de tensión que suscitó el asesinato de los tres jóvenes israelíes precedió a la ofensiva lanzada el 8 de julio por Israel contra Hamas en la Franja de Gaza, que ha costado la vida a cerca de 2.000 palestinos y 67 muertos de lado israelí, la gran mayoría soldados.