AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Fuerzas militares de los Estados Unidos realizaron hoy 14 ataques contra el Estado Islámico (EI) en Irak para recuperar de manos yihadistas la estratégica presa de Mosul. La operación incluyó bombardeos y el uso de aviones pilotados a control remoto, según informó el Mando Central de Estados Unidos en un comunicado.

Los ataques se llevaron a cabo "bajo el mandato de apoyar los esfuerzos humanitarios en Irak, así como para proteger al personal y las instalaciones estadounidenses" y respaldas a las fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas que están trabajando conjuntamente para combatir al grupo Estado Islámico.

Los 14 ataques dañaron o destruyeron diez vehículos armados del Estado Islámico, siete Humvees, dos transportes blindados de personal, y un puesto de control de los yihadistas. El operativo fue autorizado por el mismo Barack Obama.

"La pérdida de la represa de Mosul podría amenazar la vida de un importante número de civiles, amenazar a personal estadounidense e instalaciones -incluyendo a la Embajada de Estados Unidos en Bagdad- y evitar que el gobierno de Irak entregue servicios críticos a la población iraquí", aseguró la Casa Blanca en un comunicado.

La presa de Mosul es de las principales reservas estratégicas de agua de Irak, con una capacidad de varios millones de metros cúbicos y está localizada a 23 kilómetros al suroeste de la ciudad de Dohuk, en la región del Kurdistán.

Estados Unidos comenzó hace una semana a ejecutar bombardeos selectivos en la zona para contrarrestar el avance del EI en el norte del país y la toma de varias ciudades por parte de los yihadistas.

 AFP 163
AFP 163

Hoy, con el apoyo de la aviación estadounidense, las tropas kurdas lograron recuperar el control de las localidades cristianas de Batnaya y Telesqof, ubicadas en la zona de Telquif, 15 kilómetros al norte de Mosul, de acuerdo con el presidente de la Comisión de Seguridad en el Consejo Provincial de Nínive, Mohamed Ibrahim al Bayati.