162
162

Muchos padres temen el momento en que sus hijos decidan abandonar el nido para irse a vivir de forma independiente. Sin embargo, una investigación de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) señala que la gran mayoría de los jóvenes de entre 18 y 35 años reside en el hogar familiar.

El estudio, llamado "El fenómeno del nido lleno. Juventud crónica y nuevas formas de familia", señala que el 74,5% de los hijos de entre 18 y 35 años vive con sus padres "y no aporta a la economía del hogar", según recoge hoy el diario Tiempo Argentino.

Datos del Indec completan el panorama de los jóvenes que permanecen en el hogar materno. De acuerdo con el Instituto de Estadísticas y Censos, seis de cada 10 de ellos son hombres a nivel nacional, la mayoría entre 21 y 29 años.

El análisis de la UADE apuntó a padres de entre 50 y 70 años, y hombres y mujeres de entre 18 y 35 años de clase media del área metropolitana que estudian, trabajan o ambos. La universidad realizó 489 encuestas, así como 300 entrevistas en profundidad

El informe de la casa de estudios detalló: "Tanto padres como hijos consideran natural que la manutención económica esté a cargo de los progenitores" (aunque los primeros trabajen).

El informe a su vez destaca: "Si bien los jóvenes se consideran autónomos y libres para tomar decisiones propias en la vida, muchos de ellos, hasta casi los 30 años, permanecen en el hogar o reciben apoyo económico de sus padres".

En este sentido, más de la mitad de los hijos encuestados (53,4%) dijeron que sus madres o padres nunca la reprocharon esa falta de colaboración económica. Alrededor de 43% dijo no hacer aportes monetarios y solo el 25% abona servicios como luz, gas o agua. Un 11% dijo dar dinero a sus progenitores, mientras que un 3% les entrega una suma fija para contribuir con los gastos del hogar.

Sin embargo, el 49,1% de los jóvenes señaló que le genera alguna dependencia obtener asistencia económica de sus padres.

El 63% de los progenitores encuestados respondieron que disfruta que sus hijos vivan aún con ellos, mientras que el restante 37% dijo que prefería que no lo hicieran. El 82% sostuvo que ayuda a sus herederos para que terminen la carrera, porque sienten que es su obligación o para que tengan una mejor situación económica repecto de la que ellos gozaron.

La psicóloga de UADE Diana Barenboim resaltó la falta de conflicto por parte de los padres acerca de mantener a sus vástagos, mientras que estos estudien. "Ha habido una renuncia muy grande de los padres en su propia vida estudiando algo por deber y no por placer, entonces le dan la oportunidad a sus hijos de cambiar su historia", apuntó.

En tanto, la especialista también remarcó que ante la imposibilidad de adquirir una vivienda, propia, los jóvenes gastan su dinero en viajes, tecnología o automóviles, si bien no aportan dinero en la casa.

En tanto, desde el Indec señalaron el retraso en la creación de una familia propia como una de las posibles causas en la postergación de la partida del hogar familiar. Así, especialistas del área de Estadísticas Sociales y de Población del organismo indicaron que en la actualidad "se va postergando la edad en que las mujeres deciden tener su primer hijo, hasta después de los 30".

En cambio, remarcan los expertos, "antes la cúspide para tener familia eran edades tempranas y hoy se fue corriendo esa edad. Se tienen menos hijos y mucho más tarde, lo cual podría estar postergando la salida del hogar. No se forman nuevas familias, se mantiene la familia original. Y como se sabe uno de los factores para salir del nido es formar pareja".