En lo que va del año, las cadenas nacionales de Maduro costaron cerca de u$s240 millones

Desde enero pasado, el presidente venezolano permaneció un total de 7.251 minutos al aire durante sus extensos discursos oficiales en televisión. El minuto de publicidad en la TV del país caribeño cuesta 250.000 bolívares, el equivalente a 40 mil dólares

 Reuters 163
Reuters 163

Cada vez que hay una cadena nacional, los medios de comunicación no sólo ven interrumpida su programación sino que los anunciantes pierden la oportunidad de promocionar sus productos y, dependiendo del convenio que tengan con el medio, también podrían perder el dinero invertido en el comercial.

Entre el 1° de enero y el 14 de agosto el presidente Nicolás Maduro apareció en cadena nacional en 70 ocasiones, totalizando 120 horas y 51 minutos, lo que es igual a 7.251 minutos. Si se multiplica ese tiempo por el valor del minuto de publicidad en televisión (casi u$s40.000), el costo aproximado de las cadenas nacionales en 2014 llega a los 1.500 millones de bolívares, o aproximadamente 240 millones de dólares.

Con ese monto se podría pagar el salario mínimo (675 dólares) a 422.111 personas o 453.912 canastas alimentarias, que según el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Elías Eljuri, costaba en junio "alrededor de 4.000 bolívares.

A su vez, la ONG Monitoreo Ciudadano lleva sus propias cuentas a través de la herramienta el Cadenómetro, que está disponible en su página web.

El registro del Cadenómetro totaliza casi 300 horas en 99 cadenas presidenciales, aunque en su registro la ONG incluye todo lo que el régimen chavista pone en cadena: los Notipatria, los resúmenes de las cadenas transmitidas, los micros institucionales, películas y las transmisiones en vivo.

En un conteo aparte, Monitoreo Ciudadano cuenta las transmisiones de actos presidenciales y del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela que hace la cadena Venezolana de Televisión (VTV): 571 horas, 42 minutos y 58 segundos hasta el 9 de agosto.

El coordinador de la ONG, Andrés Cañizález, expresó su preocupación ante la posibilidad de que los venezolanos se hayan acostumbrado a las cadenas presidenciales y no reparen en su impacto, costo y violación de la libertad de expresión e información que representan, según publica el periódico El Nacional.

"Si Maduro o su gobierno tuvieran que comprar el tiempo al aire, tendría que pagar

altísimos costos.

Éste es un tema que lamentablemente se ha vuelto

cotidiano,

y ni siquiera los opositores lo ponen sobre la mesa de discusión. Pareciera que la gente se

acostumbró

a una

práctica violatoria

de los derechos, algo que es preocupante, agregó Cañizález.