163
163

El Partido Socialista Brasileño (PSB) planea anunciar la próxima semana a la ambientalista Marina Silva como su candidata presidencial en reemplazo del fallecido Eduardo Campos, anunció este sábado un funcionario de alto nivel de la agrupación política.

El PSB ha acordado unirse en torno a la candidatura de Silva después de que ella se comprometiera a honrar el programa del partido y sus alianzas regionales, manifestó Beto Albuquerque, un congresista de la agrupación por el sureño estado de Rio Grande do Sul.

"Ella va a ser la candidata del PSB y honrará los acuerdos", aseguró Albuquerque a Reuters. "Marina ya dijo que asumirá la candidatura", agregó.

La candidatura de Silva, junto con el nombre de su compañero de fórmula, se espera que sea anunciada después de una reunión del partido prevista para el 20 de agosto, agregó el congresista.

Las preocupaciones de algunos de los miembros más prominentes del PSB sobre las posturas conservacionistas de Silva y otros temas como las políticas económicas eran vistas como obstáculos para su nominación.

Albuquerque, uno de los favoritos para convertirse en compañero de fórmula de Silva, indicó que el candidato a la vicepresidencia debe ser una persona del PSB que defienda el legado de Campos y que sea cercano a Silva.

Más temprano el sábado, tres importantes periódicos brasileños informaron que el PSB probablemente anunciará la próxima semana como su candidata presidencial a Silva, quien era la compañera de fórmula de Campos.

 AFP 163
AFP 163

Campos, un popular ex gobernador del estado de Pernambuco, murió el miércoles cuando el jet en el que viajaba se estrelló en la ciudad sureña de Santos, camino a un evento de campaña.

El accidente dio un giro a la campaña presidencial de Brasil. Los analistas y encuestadores dicen que ahora hay mayores posibilidades de que la elección se decida en un balotaje el 26 de octubre.

La primera vuelta está programada para el 5 de octubre.

Campos, de 49 años, estaba en tercer lugar en los sondeos de opinión, detrás de la presidenta Dilma Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores, y de Aecio Neves, el candidato centrista del Partido de la Social Democracia Brasileña.

Silva, que resultó tercera en las elecciones presidenciales del 2010 como candidata del Partido Verde, es muy popular entre los votantes jóvenes que están desilusionados con la clase política de Brasil.

Como una cristiana devota, Silva también tiene seguidores leales entre los evangelistas, una comunidad con cada vez más peso demográfico.

Una candidatura de Silva podría quitarle a Rousseff los votos que necesita para evitar una segunda ronda entre los dos candidatos más votados. Una nueva encuesta que se publicará el lunes mostrará si Silva tiene más apoyo que Neves, que ha venido ubicándose segundo en las encuestas.