Mark Brodsky, titular del fondo de inversión Aurelius. 162
Mark Brodsky, titular del fondo de inversión Aurelius. 162
 EFE 162
EFE 162

En un comunicado, este fondo minoritario que litiga contra la Argentina por el pago de títulos que no entraron al canje sostuvo que "los funcionarios argentinos se esconden detrás de la cláusula RUFO pero no hacen ningún esfuerzo para buscar exenciones de las que les hemos ofrecido".

Los bancos Citi, Deutsche Bank, HSBC y JP Morgan intentan seguir negociando con los fondos buitre la compra de títulos que no ingresaron al canje, pero las tratativas iniciadas a fines de julio no han producido avances muy significativos. En cuanto al comunicado de este miércoles es sabido que la estrategia de los bancos apuntaba a convencer al fondo NML, que posee la parte mayoritaria de la deuda y, de lograr un acuerdo con este ultimo, el menor debería acoplarse.

Aurelius aclaró que ninguna propuesta recibida "fue remotamente aceptable. Las entidades que hicieron dichas propuestas no están preparadas para cubrir más que una pequeña parte de los pagos que quieren que aceptemos", y explicó que una propuesta fue retirada antes de poder ser revisada y que sus contrapropuestas nunca obtuvieron una respuesta productiva.

Aurelius: "Ninguna propuesta fue remotamente aceptable"

En otro duro párrafo contra la Argentina lanzaron: "Si quitamos el velo de este proceso de negociaciones irreal, queda sólo una sobria verdad: los líderes argentinos tomaron una decisión calculada y cínica para violar y repudiar una orden judicial y poner a su república en default" y denunciaron que el equipo que negocia por Argentina se escuda detrás de la cláusula RUFO pero "no hacen ningún esfuerzo para que los bonistas renuncien a ese derecho".

"El pueblo argentino ya pagó un significativo precio por la desmesura de sus dirigentes. Con la Argentina defaulteando sus bonos otra vez, tememos que lo peor está por venir", cierran la misiva.

En un comunicado del fondo de inversores Aurelius, dirigido por Mark Brodsky, quien, junto con su ex firma Elliott Management Corp, han librado una batalla de una década en los tribunales de los Estados Unidos para cobrar la deuda argentina en default desde 2002, destaca que "La Argentina cayó en cesación de pagos por segunda vez en 12 años después de perderse un pago 30 de julio de cupón de los bonos soberanos ya reestructurados. Después de que la fecha límite pasó, las esperanzas se volvieron hacia propuestas elaboradas por primera vez por la Argentina y luego por los grandes bancos internacionales para encontrar una solución. Ese compromiso nos ha convencido de que no hay perspectivas realistas de una solución privada".

"No hay perspectivas realistas de una solución privada"

La iniciativa de los banqueros se desvaneció cuando el ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que los bancos recibirán lo mismo que los bonistas que reestructuraron en los canjes de 2005 y 2010, es decir, quitas de capital de más de 65 por ciento.

De acuerdo con lo manifestado por personas familiarizadas con la negociación, los bancos habrían ofrecido comprar el precio de los bonos incluidos en la sentencia a 40 por ciento de su valor nominal, porcentaje que fue rechazado por los holdouts.

Un banquero cercano a las conversaciones especuló que Elliott, el otro fondo inversor de Singer, aceptaría un acuerdo por valor de unos 80 centavos de dólar a 85 centavos de dólar.

Esta falta de progreso se suma a la frustrada intención de un grupo de bancos y empresas locales para intentar comprar la sentencia, una operación que fue rechazada por el ministro de Economía.