Fumigación por Chikungunya 162
Fumigación por Chikungunya 162
 162
162

Dos casos comprobados de pacientes con virus chikungunya (CHIK) con una primera confirmación laboratorial y otros dos sospechosos, que aún no tienen exámenes de laboratorio, fueron detectados por el sistema público de salud en la Argentina en las últimas semanas. Pese a ello, desde la cartera sanitaria indicaron que "el virus no circula aún en la Argentina".

No existe una vacuna contra esta patología y el tratamiento está orientado a controlar los síntomas.

Según informaron fuentes del Ministerio de Salud, se trata de dos personas que habían viajado a República Dominicana. Hay otros dos probables afectados, que esperan la confirmación por análisis de laboratorio.

Alejandro Krolewiecki, titular de Prevención de Enfermedades y Riesgos del ministerio de Salud de la Nación señaló a los medios de comunicación que "todos los casos son importados, y son de esta semana y de la anterior".

Los pacientes son personas que viajaron recientemente a la República Dominicana, que se encuentran en buen estado de salud y recuperándose en sus casas.

El vector

Al igual que en el dengue, el virus chikungunya se transmite a través de los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus. Al igual que en el dengue, el virus chikungunya se transmite a través de los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus.

Las medidas de prevención indicadas para evitar la circulación del virus chikungunya son similares a las del dengue. Estas consisten en eliminar los criaderos de mosquitos, básicamente en recipientes que contengan agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

El virus y el territorio

En la actualidad hay circulación autóctona del virus en gran parte de América Latina, especialmente en República Dominicana y Haití, y en ambos países se están produciendo brotes importantes de la enfermedad.

Además de estas naciones, los otros países de la región de las Américas donde hasta el momento se identificó circulación viral autóctona son Costa Rica, Estados Unidos, Panamá, El Salvador, Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica, Puerto Rico, San Bartolomé, San Martin (territorio francés), Venezuela, Anguila, Antigua y Barbuda, Aruba, Barbados, Bahamas, Islas Caimán, Dominica, Guyana, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, San Martin (territorio holandés), Surinam, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas e Islas Vírgenes (EE.UU.).

 162
162

Entre 2013 y 2014, en la región de las Américas se han detectado hasta el momento un total de 508.122 casos sospechosos y 5.271 casos confirmados de fiebre chikungunya.

En Argentina, desde 2009, el Laboratorio de referencia de Dengue y otros arbovirus del Instituto Nacional de Infecciones Virales Humanas (INEVH) "Dr. Julio I. Maiztegui" - ANLIS ha realizado diferentes actividades de preparación de la vigilancia para la potencial emergencia de la aparición de este virus en el territorio nacional.

Además, el laboratorio argentino participó en la elaboración del documento "Preparación y respuesta ante la introducción del virus Chikungunya en las Américas", difundido por la OPS en 2011.

Sobre la enfermedad

La fiebre chikungunya (CHIK) es una enfermedad endémica en África y el sudeste asiático que se ha extendido al continente americano, especialmente en las islas del Caribe.

El CHIK produce dolores severos en articulaciones que pueden persistir durante meses.

La infección provoca fiebre que puede ser muy elevada con una duración habitual de tres a cinco días. Importante es el dolor y la inflamación de las articulaciones (artralgia y artritis) que comienza al quinto día del cuadro y compromete múltiples articulaciones (habitualmente 10 o más). Las mismas presentan un intenso dolor que aumenta con la movilización.

Otras características son las manifestaciones cutáneas con un erupción rojiza en la piel que aparece en los primeros 10 días y puede durar una semana. Es excepcional que estas lesiones sean hemorrágicas. También presenta dolor de cabeza y musculares y síntomas gastrointestinales. Las complicaciones graves son poco frecuentes, pero en las personas mayores puede contribuir a la causa de muerte.

El diagnóstico de la enfermedad se confirma mediante el análisis de sangre con la detección de anticuerpos tipo inmunoglobulina M contra chikungunya.

Las alteraciones más comunes de laboratorio asociadas al cuadro son la disminución en el número de plaquetas y glóbulos blancos (linfocitos). En algunas situaciones puede haber alteración de las transaminasas es decir, una hepatitis. Es importante recordar que después del cuadro agudo de esta infección, los dolores articulares pueden persistir por meses.