162
162

Por eso en la licitación de Letras y Notas del Banco Central (Lebac y Nobac) las ofertas de los bancos, empresas y público disminuyeron notablemente ante la reducción de las tasas que pagan esos títulos. La entidad que preside Juan Carlos Fábrega, se debió conformar con absorber apenas 450 millones de pesos.

Si el objetivo que se busca con bajar las tasas es que se reduzca el costo del crédito para que haya más demanda, hay que adelantarle al ideólogo que eso no sucederá porque para prestar hay que captar primero.

La variación de la cotización del dólar cable marcó el humor del mercado. Mientras se mantuvo por debajo de 10 pesos, no hubo tensiones. Los que operaban en esa plaza apostaban a que no iba a haber default e ingresaban divisas para hacerse de bonos y acciones. Pero ahora la tendencia cambió.

El default es un problema y esos jugadores están tomando las ganancias que lograron y las depositan en cuentas del exterior. La suba de los bonos en dólares y de determinadas acciones no indica que haya fe en el destino de las empresas y del país, sino que utilizan los papeles para triangular y llevar los dólares al exterior.

La suba de bonos y acciones no es por confianza, sino para llevar dólares al exterior

El mecanismo es simple. Un inversor compra en pesos en Buenos Aires un bono en divisas o una acción local que tenga mercado en el exterior, para después colocarlos en Nueva York y cobrarlos en dólares. De esta manera, se hizo de divisas sin afectar las reservas del país, por eso es una operación permitida.

El tema es que tarde o temprano la suba del "contado con liqui" -como se lo llama en la jerga- presiona el precio del dólar libre. De hecho, el cable subió 53 centavos a 11,51 pesos y el dólar libre creció 15 centavos a 12,95 pesos, dos valores que deberían preocupar al Gobierno. Pero por la forma en que actuaron, no parece suceder así.

Tarde o temprano la suba del contado con liqui presiona al alza al dólar libre

En el Forex-MAE, la principal plaza mayorista de cambios, se operó 50 por ciento más que las ruedas anteriores, pero de todas maneras el monto fue reducido. Los negocios sumaron 153 millones de dólares que le permitieron a la mesa de dinero del Banco Central comprar 40 millones de dólares.

En las pizarras de las casas de cambio el dólar siguió a 8,33 pesos. La inmovilidad del dólar oficial y la baja de las tasas permiten presentir que el poder de Juan Carlos Fábrega, el titular del Banco Central, se está diluyendo. El ministro Axel Kicillof está imponiendo sus métodos heterodoxos para estimular el consumo. Lo más probable es que por este camino se acentúe el retraso cambiario y la inflación. Las reservas marcaron al final de la jornada una suba de sólo cuatro millones de dólares, a 28.962 millones.

Bonos y acciones conducen al mercado de divisas

El Mercado Abierto Electrónico (MAE) vio incrementar el monto de negocios en títulos de la deuda a 1.810 millones de pesos. Esta vez el Discount en dólares, el bono que sigue impago, no contó con la preferencia de los inversores y subió 0,85 por ciento. El Cupón PBI con legislación neoyorquina aumentó 0,83 por ciento. El día anterior, ambos activos habían tenido subas importantes de hasta casi 5 por ciento.

En cambio los bonos en dólares con legislación argentina siguieron entusiasmando a los que hacen operaciones de "contado con liqui". El Boden 2015 ganó 3,84% y el Bonar X que vence en 2017 subió 4,59%. Fueron los instrumentos preferidos para fugar capitales: entre los dos papeles concentraron 45 por ciento de las operaciones del MAE.

La Bolsa fue otro campo de acción de los que buscaron sacar los dólares al exterior. Por eso el monto de negocios creció a 178 millones de pesos y el índice Merval de las acciones líderes subió 2,96 por ciento.

Los bancos fueron los más beneficiados con el movimiento. Francés subió casi 6 por ciento y Macro, 4,52 por ciento. Telecom se destacó con 5 por ciento.

En Wall Street se vende lo que se compra en Buenos Aires

En Wall Street, donde se vendían los ADR's de empresas argentinas para transformarlos en dólares, el panorama fue el opuesto porque allá se vendía lo comprado en Buenos Aires. Banco Francés perdió 0,79 por ciento y Macro, 0,39 por ciento.

El default comenzó a complicar a la Argentina. La dolarización se agudizó y se va a hacer sentir pronto sobre las reservas. La baja de tasas va a acelerar el movimiento. El Gobierno parece no haber tomado nota.