Vacunas y antivirales: la ciencia busca ganar la batalla al ébola

Los científicos están apremiados por la epidemia más grave en 40 años, aunque los eventuales antídotos apenas se encuentran en la fase de experimentación animal

 Reuters 163
Reuters 163

Dentro del listado figura la vacuna preventiva de la firma inglesa GlaxoSmithKline (GSK), cuyo estudio de inocuidad (etapa anterior a las pruebas con humanos) está prevista para septiembre, "primero en los Estados Unidos y probablemente en un país africano", indicó Jean-Marie Okwo-Bele, director del departamento de vacunas e inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El doctor Anthony Fauci, director del instituto estadounidense de alergias y enfermedades infecciosas (NIAID/NIH, investigación pública) mencionó las discusiones con los laboratorios farmacéuticos "para acelerar el procedimiento". "Una vacuna podría estar disponible para los tratamientos médicos en 2015", pronosticó el médico.

La OMS está considerando la posibilidad de acelerar el proceso, o incluso "saltear etapas" para los medicamentos y las vacunas, pero "manteniendo salvaguardas", según Okwo-Bele, quien además consultó a un grupo de expertos sobre las cuestiones éticas.

La vacuna GSK está construida con un vector (el transportador de elemento vacunante) viral en el cual se insertan dos genes no infecciosos de ébola. Esa preparación desencadena la fabricación de una proteína, contra la cual el organismo aprenderá a defenderse.

A su vez, el NIAID/NIH respalda a la compañía biofarmacéutica Crucell (Johnson & Johnson) que desarrolla una vacuna contra los virus Ébola/Marburg, ya probados en seres humanos, según el laboratorio.

Se prevé una nueva prueba de fase 1 (test con voluntarios sanos) para fines de 2015 o principios de 2016, indicó el NIAID. Éste, además, financia a la firma Profectus Biosciences, también de los EEUU, que desarrolla otra vacuna preventiva.

Asimismo, el NIH y la Universidad Thomas Jefferson colaboran en el desarrollo de una vacuna antiébola sobre la base de una vacuna contra la rabia, que podría servir para prevenir ambas enfermedades en la fauna salvaje de África, y se estudia otra versión para proteger a los veterinarios. Esta vacuna todavía está siendo probada con animales.

 AP 163
AP 163

Tratamientos

El ZMapp, un cóctel de tres anticuerpos monoclonados administrado a dos estadounidenses enfermos que se infectaron con el virus en Liberia, es un suero terapéutico abusivamente calificado de "milagroso".

Aunque parece tener "cierta eficacia" la administración a sólo dos o tres pacientes no permite sacar conclusiones, según el doctor Faucy y otros especialistas que piden prudencia sobre el tema.

"Varios cientos de tratamientos ZMapp podrían estar disponibles de aquí a fin de año, aunque existen otros tratamientos más avanzados para otras enfermedades que podrían adaptarse o utilizarse potencialmente para el ébola y estar disponibles más rápidamente", explicó este lunes Marie-Paule Kieny, directora general adjunta de la OMS.

El TKM-Ebola de la farmacéutica canadiense Tekmira es objeto para su desarrollo de un contrato de 140 millones de dólares del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. La agencia de medicamentos de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) levantó la suspensión de una prueba clínica de este tratamiento experimental.

La decisión abre el camino a su eventual administración a personas afectadas, estimó la firma.

El favipiravir (ou "T-705"), un antiviral contra la gripe de Toyama Chemical, filial de FujiFilm, podría emerger como tratamiento potencial, según la prensa económica. Un vocero de FujiFilm indicó estar en tratativas con las autoridades estadounidenses para probarlo.

Según el doctor Okwo-Bele, "también pensamos utilizar suero de convalescencia" (anticuerpos procedente de gente curada).

Para el profesor Hervé Raoul (Inserm), que dirige el laboratorio de alta seguridad P4 Jean Mérieux en la ciudad francesa de Lyon, "los antivirales, más fáciles de utilizar durante una epidemia, son la prioridad". Permitirían hacer bajar la cantidad de enfermos, lo que facilitará así la implementación de medidas de prevención.

Para esta enfermedad que

mata en unos pocos días al 60%

de las personas infectadas, "hay que pasar el pico de la replicación (multiplicación) del virus. Existe una correlación entre la cantidad de virus y la agravación del estado del paciente.

Suministrado a tiempo,

un medicamento que bloquearía esta proliferación podría permitir al enfermo

recuperarse con sus propias defensas".

 AP 163
AP 163