AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 Télam 162
Télam 162
 162
162

El jueves por la tarde conoció a la familia de su madre, por la noche cenó en la Quinta de Olivos junto a la presidente Cristina Kirchner y este viernes hizo su primera aparición pública. En 72 horas la vida de Guido Carlotto cambió por completo.

Las palabras de Ignacio Hurban parecieron por momentos salidas de la boca de un activista de Abuelas de Plaza de Mayo, a quienes reconoció que respetaba desde antes. "Mi vida artística, docente y cotidiana no tuvo un tinte distinto a lo que pregonan las Abuelas, la idea de trabajar para construir un mundo mejor. Son un colectivo de gente que a través del amor buscan a sus nietos. Es loable. Es un acto de amor frente a la vida", describió.

Incluso habló de una conexión con los valores de sus padres. "Deben haber estado en algún lado mío. Y si no estuvieran, en los 90 hubiera ido para otro lado. Ser artista también es una actividad política. Ahí está mi historia metida", analizó.

A la hora de explicar por qué convocó a una conferencia de prensa, dijo: "El sentido de que esté acá tiene que ver con aportar mi grano de arena para generar conciencia. Aquellos que están con dudas, tienen que acercarse porque es necesario, no sólo para recuperar la identidad, sino para construir la memoria colectiva, para cicatrizar y seguir de la mejor manera posible. Yo era un pibe que crecí en el campo, pero terminé acá".

En el medio, los fotógrafos pidieron "un abrazo" para los flashes. "Yo me crié solo en el campo, no me gusta mucho que me hinchen las bolas. El abrazo y esa cosita del contacto (físico) los tengo que desarrollar. No la tengo tan clara", reconoció con sinceridad. Aunque se abrazó dos veces con su abuela.

También relató una anécdota: "Cuando empezamos a investigar mi pasado, miraba las fotos y las comparaba usando el Photoshop. (Celeste, mi pareja) Me decía que era igual a Estela. Y yo decía: 'Si vamos a hacer el ADN, ojalá sea el nieto de ella'", contó. Su deseo se cumplió.