AFP 162
AFP 162

Una tribu acaba de contactarse por primera vez con la civilización, después de aparecer cerca del río Enviras en la Amazonía, hogar actualmente de muchos más grupos que, como ese, viven sin ningún trato con el mundo exterior.

De acuerdo con la Fundación Nacional del Indígena de Brasil (Funai), en esa zona de la selva amazónica hay al menos 77 tribus aisladas.

Survival, una ONG que se ocupa de los derechos de los indígenas, informó que es probable que esta tribu se haya transportado desde la frontera brasilera con Perú hasta entrar en contacto con el pueblo nativo asháninka.

Según el diario The Telegraph, los miembros de la tribu posiblemente pertenezcan al grupo lingüístico de los panoan, propio de algunas zonas del Amazonas. Sin embargo, todavía no hay información sobre cómo esta tribu se llama a sí misma.

Aunque hay muy poca información sobre los pueblos de este tipo, se supone que son descendientes de indígenas que lograron escapar de la esclavitud o de la aniquilación de otros grupos indígenas a finales del siglo XIX, durante el boom del caucho.

Los miembros de estas tribus viven en casas comunales y se alimentan a partir de lo que logran cazar y recolectar, incluidos pájaros, animales, peces y frutas de verduras.

Lo que sí se sabe sobre estos grupos, explica The Telegraph, es que quieren mantenerse aislados. Hay evidencia de que han disparado flechas a los aviones, además de que buscan esconderse en las profundidades de la Amazonía para sentirse protegidos.

Sin embargo, ese deseo de permanecer aislados se ha vuelto cada vez más complicado, debido a las actividades ilegales que fueron avanzando sobre su territorio, que actualmente han puesto a estas tribus en serio peligro. Uno de los mayores riesgos lo constituyen las bacterias que son llevadas a sus tierras.

 AFP 162
AFP 162

Es que mientras que el resto de las personas han desarrollado inmunidad ante diferentes enfermedades, estos indígenas aislados no lo han hecho, por lo que un simple resfrío puede resultar mortal para ellos.

En efecto, los médicos de la Funai,

en uno de los últimos contactos con estos indígenas, han asistido a siete de los miembros de la tribu justamente por un resfriado.