Ministerio de Economía 162
Ministerio de Economía 162

La presidente Cristina Kirchner convocó de urgencia al equipo económico a la Casa Rosada, para evaluar las consecuencias de la decisión del juez de Nueva York Thomas Griesa de negarse a concederle a la Argentina una medida cautelar que dejaría en suspenso la sentencia que obliga al país a pagar u$s1.500 millones a bonistas litigantes y que bloquea el cumplimiento de la deuda reestructurada.

Según supo Infobae, la mandataria estuvo reunida por unas tres horas con los principales funcionarios del Palacio de Hacienda, encabezados por Axel Kicillof.

Aunque no tenía actividad oficial, la jefa del Estado llegó a la Casa de Gobierno a las 16:15. Minutos más tarde, ingresó al edificio el ministro de Economía, acompañado por varios funcionarios de su equipo y todos se dirigieron directamente al despacho presidencial donde mantuvieron un largo encuentro hasta casi las 21, sin que se difundiera información oficial al respecto.

Participaron de las reuniones el secretario de Finanzas, Pablo López; el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray; el titular de ANSeS, Diego Bossio; el secretario Legal y Administrativo, Federico Thea y el viceministro de Economía, Emmanuel Alvarez Agis.

Trascendió que la jefa de Estado

habló con los funcionarios sobre el envío de una comitiva técnica y legal

para participar de la nueva audiencia convocada por el mediador nombrado por Griesa,

Daniel Pollack

, para este miércoles a las 11 de la mañana (hora Argentina), en la que las autoridades judiciales norteamericanas confían

con los fondos especulativos que litigaron por sus bonos en default.

Una de las posibilidades que evaluaron en la Rosada es que la Argentina pida "una prórroga" de esta audiencia hasta el jueves, debido a que el último vuelo desde el aeropuerto de Ezeiza a Nueva York parte a las 23 horas, con lo cual se acotan los tiempos para trazar una estrategia para este encuentro, a tan sólo una semana de entrar en default.

Fuentes oficiales indicaron a Infobae que Axel Kicillof se prepara para un escenario de "default técnico transitorio", en el cual el Estado argentino continuará cumpliendo con los pagos de la deuda bajo legislación local, a la vez que seguirá depositando los montos correspondientes a los vencimientos de capital e intereses de los títulos públicos reestructurados con legislación extranjera, con el riesgo de que estos giros continúen siendo bloqueados por decisión judicial en los EEUU.

La inquebrantable postura de Argentina para no revelar sus cartas en la batalla contra los inversores denominados "holdouts" que litigan contra el país está mermando el optimismo respecto a un acuerdo para evitar una nueva cesación de pagos antes de la fecha límite del 30 de julio.

Durante la cumbre de los BRICS de la semana pasada, Cristina Kirchner aseguró que era "imposible" pagar a los acreedores la deuda incumplida al valor total y recordó que los fondos que mantienen bonos en "default" podrían haber canjeado los títulos incumplidos bajo las mismas condiciones de las reestructuraciones del 2005 y 2010, en las que los tenedores de bonos aceptaron grandes quitas.

Los holdouts, en tanto, señalaron a través de sus abogados que están listos para dialogar, incluso escuchar a la Argentina sobre sus tiempos para el pago. Pero el fondo que lidera la demanda contra Argentina, NML Capital Limited, consideró que el Gobierno parece dispuesto a un default después de una semana de retórica desafiante y falta de negociaciones.