Cuando se jugaban 20 minutos, Kroos despejó para atrás y le dejó la pelota a Higuaín, que volvía de presionar el arquero Manuel Neuer. El delantero argentino se encontró con la pelota en la puerta del área, la dejó picar dos veces y no pudo impactarla de lleno.

El remate pifiado del argentino se fue medio metro desviado al lado del poste derecho del portero rival. Con la final entre Alemania y Argentina empatada 0 a 0, el delantero del Napoli desperdició la oportunidad más clara.