Los festejos en el centro porteño terminaron con graves incidentes y destrozos

El Obelisco se pobló con miles de hinchas que concurrieron con banderas, camisetas y cánticos después del subcampeonato en el Mundial, pero todo concluyó de la peor manera. La violencia opacó la fiesta