Reuters 163
Reuters 163

El gobierno alemán solicitó hoy la salida del jefe de los servicios secretos estadounidenses de Alemania, a través de un comunicado del vocero del gobierno y legislador del partido de Angela Merkel.

"Pedimos al representante de los servicios secretos estadounidenses en la embajada de Estados Unidos que abandone Alemania", declaró Steffen Seibert, vocero del gobierno alemán.

 diariouno.com.ar 163
diariouno.com.ar 163

La decisión, inusual entre países miembros de la OTAN, fue tomada como consecuencia de dos supuestos casos de espionaje de los Estados Unidos en Alemania que se sumaron a la crisis causada por las operaciones de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en el país europeo.

Por su parte, Clemens Binniger, presidente del comité parlamentario que supervisa los servicios de inteligencia, dijo a la prensa el jueves que "el gobierno solicitó al representante de las agencias de inteligencia estadounidenses en Alemania que salga del país por no ayudar a resolver las distintas denuncias, empezando por la NSA, hasta los incidentes más recientes".

En solo una semana, dos nuevos casos han empujado a Alemania a tomar esta decisión. Ayer fue confirmado que un hombre de ciudadanía alemana que presuntamente espiaba a favor de Estados Unidos fue detenido y su vivienda y oficinas fueron allanadas. Se trata de un empleado del ministerio de Defensa.

 AP 163
AP 163

El viernes pasado, medios alemanes habían informado sobre un hombre de 31 años, empleado del Servicio de Seguridad Federal, había sido arrestado por vender 218 documentos secretos a la NSA a cambio de 25.000 euros.

Después de esas detenciones, la canciller Angela Merkel decidió no expresarse sobre los hechos, aunque confirmó a los medios locales que hubo "conversaciones" con Washington, aunque no develó detalles sobre su contenido.

Meses atrás, las revelaciones del ex topo de la CIA, Edward Snowden, habían amenazado las relaciones diplomáticas entre ambos países. En ese entonces, quedaron al descubierto las actividades de control de las comunicaciones por Internet de ciudadanos alemanes, sin que existiera sospecha alguna sobre ellos.