AP 162
AP 162

De acuerdo a lo que pudo conocer Infobae, el Gobierno ofrecería como forma de pago dos tipos de bonos: el BONAR 24, con una tasa de rendimiento del 10% anual que fue utilizado para pagar la deuda con la petrolera Repsol y el nuevo BONAR 28, sin pago en efectivo con el uso de reservas del Banco Central de la República Argentina y sin quita sobre la deuda total.

Un abogado cercano a la negociación manifestó que "no se puede hacer una quita porque se tomaría como una propuesta voluntaria que dispararía la aplicación de la cláusula RUFO (Right Upon Futre Offer) para el resto de los bonistas".

Para evitar ese efecto que podría generar un singular salto de la deuda pública, Kicillof le pidió al mediador que le solicitara al juez Thomas Griesa que aclarara que el pago que se acuerde con los holdouts no sería voluntario, sino consecuencia de la negociación tras un fallo en contra de la Argentina.

El ministro quiere que el juez Griesa aclare que cualquier acuerdo con holdouts no sería voluntario

Además, el ministro volvió a plantear la necesidad de reponer una medida cautelar (stay) o de no innovar para que la Argentina pueda pagar unos 539 millones de dólares por legilación extranjera a los bonistas que entraron en los Canjes I y II y que fueron depositados en fecha en la cuenta del Bank New York Mellon que tienen en el Banco Central de la República Argentina, los cuales fueron inmovilizados por Griesa.

Fuentes que siguen de cerca la negociación manifestaron a Infobae que "faltan limar otros aspectos para cerrar la negociación, tales como que los holdouts que ganaron la sentencia acepten cobrar con bonos, y que el pago se pueda hacer en enero del 2015, para evitar los efectos de la cláusula RUFO.

Pool de bancos listos para comprar los bonos

Es probable que a partir de la semana que viene, si se logra reinstalar una medida cautelar, el ministro Axel Kicillof y sus colaboradores comiencen a recibir a delegaciones de los fondos de inversión que tienen la sentencia a favor por unos 1.650 millones de dólares.

Ya habría cuatro bancos que, como ocurrió con el JP Morgan que compró los bonos por 5.000 millones de dólares que recibió Repsol del Gobierno argentino en pago de sus tenencias de acciones de YPF, estarían dispuestos a tomar los títulos que recibirían los holdouts a principios de enero de 2015. Son el UBS, Goldman Sachs, Citi y JP Morgan.

Estaría preparada la emisión de bonos para pagar al resto de los holdouts hasta u$s10.000 millones

Además, el Gobierno tendría preparada una nueva emisión de bonos por un monto entre 8.000 a 10.000 millones de dólares para ofrecer a los fondos y bonistas que no ingresaron a los canjes 2005 y 2010 que se presentarían en los tribunales de New York para reclamar por la cláusula pari passu, tras el fallo del juez Thomas Griesa.

Ese monto sería el total de la deuda en cesación de pagos que estaría en poder de otros holdouts y no los 15.000 millones de dólares que menciona el Gobierno de acuerdo a la opinión de un ex funcionario que participo en el último canje de la deuda.