Otro intendente denunció al gobierno riojano por ahogar a los municipios opositores

 DyN 162
DyN 162

Todos fueron socios, pero los avatares de la política los terminaron enfrentando. Primero fue el intendente de la capital riojana, Ricardo Quintela, quien desde hace años reclama una ley de coparticipación municipal para que el Gobierno provincial comparta sus recursos. Después fue el jefe comunal de Famatina, Ismael Bordagaray –hoy representante del massismo–, quien se pasó a la oposición durante el conflicto minero en su municipio y tiempo después acusó al Ejecutivo de "ahogarlo financieramente". Hoy se sumó una tercera denuncia.

El intendente del departamento riojano de Arauco, Gustavo Minuzzi, viajó a la capital provincial junto a concejales y trabajadores municipales. Frente al edificio del Ministerio de Infraestructura de la provincia, le reclamó al titular de la cartera, Néstor Bosetti, la reactivación de las obras para su distrito.

"Este gobierno (provincial) abrió un festival de cheques y Bosetti hace y cobra la obra pública", disparó Minuzzi.

En efecto, según una denuncia periodística realizada el año pasado, Bosetti, uno de los principales operadores políticos del gobernador Luis Beder Herrera, le adjudicó a Bosetti SA obras públicas por mil millones de pesos en distintas áreas, como construcción de viviendas o erradicaciones de ranchos y asfaltados, mientras que la concesionaria Bosetti SA se quedó con el 90% de las licitaciones en la compra de vehículos para el Gobierno provincial.

"Si quiere acá en Capital, Bosetti que haga la obra y la cobre con la empresa de su familia, pero en Arauco no", indicó Minuzzi. Algunas fuentes piensan que ese sería el problema de fondo: quién se queda con la obra pública en la comuna, ubicada a 100 kilómetros de la capital provincial.

"Si la forma es tomar y servirse lo que quieran, venimos a reclamar con tranquilidad y sin desmanes", subrayó con ironía Minuzzi. "Queremos saber cómo es la situación: si es avasallar al municipio, no lo vamos a permitir. No vamos a permitir que entre como patotero (al distrito)", sostuvo.

Desde el oficialismo se limitaron a recordar las denuncias por corrupción en contra de Minuzzi y lo acusaron que querer ingresar "patoteando" a las oficinas de Bosetti, aunque la noticia prácticamente no tuvo difusión en los medios más grandes de la provincia.

"Como no me encuentra, invade un ministerio. Es una actitud cobarde y sobre todo no tiene nada que ver con los tiempos de ahora. Es un accionar antidemocrático", apuntó Bosetti.

En el medio de la polémica, Beder Herrera anunció hace un tiempo que sancionaría una ley de coparticipación municipal y abrió un proceso de debate, pero no invitó a los intendentes opositores.