NA 162
NA 162

En el inicio de la jornada se conoció la noticia de que el Gobierno había pedido ayuda a los Estados Unidos para identificar a los usuarios de Twitter que apoyan al fiscal José María Campagnoli. Las primeras versiones aseguraban que la solicitud a las autoridades norteamericanas, elevada por la fiscal Daniela Dupuy, se había realizado a través de la Cancillería.

Sin embargo, la cartera que preside Héctor Timerman emitió un comunicado para negar esa información. "La Cancillería no ha realizado las gestiones ante el gobierno de los Estados Unidos", rezó el texto, que mencionó a varios medios que se hicieron eco de la noticia, entre ellos Infobae.

Fuentes oficiales explicaron a este medio que ese tipo de solicitudes se hacen "directo de Policía a Policía" y que en este caso fue realizado por la Policía Federal al Homeland Security de los Estados Unidos. La fiscal Dupuy le pidió a la División Delitos Informáticos de la Federal que identifique a los tuiteros, pero al no contar ésta con la tecnología suficiente, solicitó ayuda a sus pares de los Estados Unidos.

La cooperación entre las fuerzas policiales de distintos países se dan en casos como este, con el objetivo de que el trámite sea ágil y siempre y cuando no está vinculado con "temas de Estado", que requieran la intervención de la Cancillería.

El caso

Todo comenzó en el mes de enero, cuando Cristina Caamaño -sucesora de Campagnoli en la fiscalía de Núñez-Saavedra- hizo una denuncia contravencional contra un grupo de internautas que -aseguró- la hostigaba a través de la mencionada red social.

Luego, la fiscal Dupuy hizo la solicitud a la Federal, para que "arbitre todos los medios a su alcance con el objeto de recabar todos los datos" de los siguientes usuarios: @SergioFDoormann, @richito18, @eleduMOP, @ProcuLegitima, @Vigoroth92, @CarlBonifatti74%, @mariaFerrante, @anamagarupstre, @scarlet1864, @anabelochio, @ignacioRodrigu1 y @andres_rimoldi.

La operación gubernamental se conoció cuando los usuarios hicieron saber que el 16 de junio recibieron una solicitud de información enviada por el departamento legal de Twitter, motivada por un requirimiento del Homeland Security, el organismo norteamericano que se creó tras el atentado a las Torres Gemelas y que tiene la potestad de detener personas.