162
162

"Mañana ganamos y me voy de vuelta a Brasil con 60 pibes más, a ver si me encuentran", desafió Pablo "Bebote" Álvarez, el barra de Independiente que fue deportado el domingo desde Brasil tras ser encontrado por autoridades policiales cuando intentaba ingresar al estadio Mané Garrincha de Brasilia, donde la Argentina jugó con Bélgica en instancias de cuartos de final de la cita máxima.

El barra se presentó ante la prensa con una gorra de visera, anteojos y bigotes de cotillón, y volvió a poner bajo la lupa a los máximos dirigentes de la AFA cuando dijo que gracias a ellos fue al Mundial: "Tengo entradas porque alguien de la AFA me las dio, ellos regalaron la entrada porque me quieren", dijo con modo provocativo y redobló la apuesta cuando lanzó: "En las elecciones de Independiente voté al dirigente que me regaló la entrada, que es el contador de Julio Grondona".

La deportación de Pablo Álvarez fue expresamente pedida por el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien ayer lanzó que "'Bebote' se hizo el vivo y en este Mundial no hay lugar para los vivos", destacando así la labor de la Policía Federal en conjunto con la de Brasil para encontrar al barra y devolverlo al país.

En este contexto Álvarez anunció: "Voy a volver al Mundial. Si el señor Berni no quiere que viaje, que me mate, porque soy una persona libre, no robo, la última vez que lo hice fue en el 99, no vendo droga, no violo, no hago nada ilegal, soy una persona noble..."