Colombia ha mostrado que su potencial es enorme. Rápida, precisa y equilibrada. Esta selección "cafetera" quedará en la historia por haber llegado por primera vez a los cuartos de final. Pese a la ausencia de Radamel Falcao, que se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla en la antesala del Mundial, el equipo demostró su calidad.