La combinación de un virus respiratorio y otro intestinal, ¿detrás de las muertes de bebés?

 Shutterstock 162
Shutterstock 162
 Shutterstock 162
Shutterstock 162

La información fue devastadora y puso en alerta a todas las autoridades sanitarias y médicas del país ante los cinco casos fatales de bebés entre los 11 y los 12 meses de edad ocurridos en los últimos días en la zona norte del conurbano bonaerense. Todos los casos fatales que se produjeron en el último mes tenían en común síntomas gastrointestinales, vómitos y diarrea además de fiebre y dificultades respiratorias.

El total de casos se registró sobre diez lactantes entre 8 y 13 meses en las localidades de Malvinas Argentinas, Ezeiza, José C. Paz, Moreno y San Miguel; de los cuales 5 fallecieron.

Se espera la precisión que el próximo viernes arrojen los estudios epidemiológicos, pero fuentes del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires adelantaron que de los casos hasta ahora analizados "se presume que se trata de una afección de origen viral que circula en la comunidad de los distritos de esa zona".

Aún lo que genera extrema prudencia entre los especialistas es que no se conoce cuál es el agente biológico patógeno: si se trata de una rara combinación de virus, un virus nuevo o una bacteria.

Los especialistas descartan que se extienda como brote y alertan en la franja etaria de los lactantes sobre la nutrición adecuada, lactancia materna, la vacunación obligatoria y evitar los medicamentos caseros. Es clave lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día.

El factor estacional

La cuestión estacional es la que pone el contexto sobre qué virus, bacterias e infecciones circulan en cada época y qué medidas de prevención tomar, en este caso en invierno, sobre todo con los bebés menores de 2 años de vida.

Lo primero que hay que precisar en esta época invernal es que predominan los virus respiratorios. Entre ellos hay una gran variedad; los más conocidos son el de la Influenza (en sus diversos tipos), adenovirus, metapneumovirus, sincicial respiratorio, entre otros. A su vez, circulan infecciones que tienen un compromiso gastrointestinal. En ese grupo se inscribe el rotavirus, que es muy agresivo en los lactantes menores de 2 años y que actualmente también circula en nuestro país.

Eduardo López, jefe del departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, director de la carrera de Infectología Pediátrica en la Facultad de Medicina de la UBA y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP), es enfático sobre la negativa de que los casos puedan convertirse en un brote. López participó esta mañana en la reunión junto al ministro de Salud provincial Alejandro Collia como miembro de los equipos epidemiológicos de consulta del ministerio bonaerense.

"No prevemos que los casos ocurridos en Malvinas Argentinas se extiendan como un brote. Sobre los cinco casos fatales ocurridos en el conurbano aún hay que aguardar los resultados de laboratorio y de las investigaciones epidemiológicas, que hasta hoy no están identificados. Lo que se vio son cuadros de chiquitos menores de dos años, con diarreas combinadas con virus respiratorios –como bronquiolitis, por ejemplo–, con predominio de vómitos y fiebre, lo que es común en esta época".

Agrega el doctor López: "Es fundamental a partir de las investigaciones epidemiológicas en todos los distritos de la provincia estudiar el detalle de los virus que intervinieron en estos casos. Pero es muy probable que se trate de los virus clásicos que circulan en esta época. Una vez más instamos a los padres y familiares de los niños menores de 2 años que presenten síntomas como dificultades respiratorias, diarrea, fiebre o vómitos que consulten al médico. Hay que entender que una de las claves de la prevención es la consulta precoz".

El doctor Enrique Casanueva, pediatra infectólogo y jefe de Infectología Infantil del Hospital Universitario Austral y del Hospital de Niños de San Justo, se corre un poco de la coyuntura e interpreta los hechos a Infobae: "Estamos frente a la época estacional invernal donde ocurre el pico de infecciones respiratorias. Y en este contexto lo que pudo haber ocurrido con los chicos fallecidos es que pudo haberse dado una combinación de virus, por ejemplo entre el de la Influenza, que es uno de los dominantes estacionales que más circulan, y el rotavirus".

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Hoy, en la Argentina circulan varios virus estacionales que complican las cosas: el de la influenza (en todos sus tipos) y también el rotavirus, que es la causa más común de la diarrea grave en recién nacidos y niños pequeños. El rotavirus a menudo provoca las infecciones denominadas gastroenteritis, por lo que esa combinación de virus puede haber sido el motivo del desenlace fatal.

Casanueva refuerza: "Desde la semana pasada también circula el virus de la influenza A, que no se venía viendo, por lo que se sugiere estar atentos y extremar las precauciones de los padres frente a chicos en especial menores de 1 año con dificultades respiratorias, fiebre y mucho más aún si se combinan con diarreas".

Escudo protector: vacunas, nutrición y consulta precoz

El doctor Ricardo Teijeiro, director del servicio de Infectología del Hospital Pirovano y miembro de la comision directiva de la Sociedad Argentina de Infectologia (SADI), pone la lupa tal vez sobre el origen de las cosas: la vacunación, que no goza de cifras alentadoras entre los lactantes (6 a 12 meses) en el caso argentino, especialmente en zonas del conurbano.

Teijeiro detalla el tema a Infobae: "Es muy importante insistir en completar la vacunación de acuerdo al calendario vigente, sobre todo en los chicos de entre 6 meses y 2 años de vida".

Puntualiza Teijeiro: "En la Argentina y manejando cifras generales, los lactantes entre 6 meses y 2 años de vida no están debidamente vacunados con la vacuna de la influenza entre otras obligatorias. Y no porque no estén las vacunas disponibles. Las cifras que se manejan en esta franja etaria, del 40%, son muy bajas, deberíamos estar en el 95% de vacunados".

Sobre los cinco casos fatales ocurridos en el conurbano, Teijeiro indica: "Hay que aguardar los estudios epidemiológicos, que hasta hoy no están identificados. Hay que profundizar en una especie de escudo de protección eficaz de cuatro patas para proteger especialmente a los lactantes, apuntando a: la nutrición, vacunación y evitar recetas caseras y consulta precoz al médico. La consulta precoz en lactantes menores de dos años puede ser la diferencia entre la vida y la muerte".

Explica Teijeiro: "Los pacientes lactantes necesitan de una buena nutrición. Y es ideal apostar por la lactancia materna, porque en un paciente desnutrido el impacto de cualquier virus es devastador. Otro de los factores peligrosos es la automedicación casera. Se le colocan a chicos con dificultades respiratorias paños de alcohol o se les da té de manzanilla cuando hay una diarrea. Y esto puede provocar intoxicaciones muy severas".

Los hechos: lo último

Esta mañana las autoridades del Ministerio de Salud de la Provincia, encabezadas por el ministro de Salud Alejandro Collia y siguiendo expresas instrucciones del gobernador Daniel Scioli, definieron que en las próximas 72 horas (el viernes) se obtendrán los resultados de laboratorio de los niños afectados por el cuadro gastrointestinal, en la zona norte del Conurbano.

Tras una reunión con expertos en infectología, el director provincial de Atención Primaria, Luis Crovetto, dijo que todos los casos fatales que se produjeron en el último mes en esa zona "tenían en común síntomas gastrointestinales, en concreto, vómitos y diarrea, además de fiebre". De esos casos, "se presume que se trata de una afección de origen viral que circula en la comunidad de los distritos de esa zona".

Mientras tanto, las muestras de los chicos afectados se encuentran en pleno análisis en los laboratorios del hospital municipal "Claudio Zin", de Malvinas Argentinas, y en el Instituto Malbrán. Se espera que los resultados estén listos para el viernes 4 de julio.