El senador republicano por Florida, Marco Rubio, pidió nuevamente este jueves a sus colegas de la Cámara Alta que voten a favor de las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro. El próximo período de sesiones se abrirá el 7 de julio.

Rubio afirma que se debe acompañar la medida porque el chavismo viola los derechos humanos de las personas de su país.

El senador estadounidense -quien conjuntamente con su colega Bob Menéndez lleva varias semanas impulsando la iniciativa- reconoció que los esfuerzos por aprobar la resolución en el Senado a través del mecanismo de aprobación rápida conocido como "Consentimiento Unánime" están siendo bloqueados por las objeciones de un solo legislador, por lo que adelantó que estaría dispuesto a solicitar una votación abierta en el pleno del Senado.

En declaraciones recogidas por El Nuevo Herald, Rubio afirmó: "Lo que estoy pidiendo en este momento, es que dada esa objeción, cuando nosotros regresemos del receso, que de una u otra manera tengamos la oportunidad de votar sobre esto".

Y agregó: "Este es un tema en el que virtualmente todos los miembros del Senado, con la excepción de uno u dos, en este momento parece que sólo uno, están de acuerdo. Y espero que lo podamos aprobar, porque es importante, porque va tener un impacto". En las últimas horas se supo que la iniciativa está siendo objetada por el senador republicano Bob Corker.

Según informaron a EFE diversas fuentes del Congreso cercanas al caso, todos los senadores demócratas dieron su consentimiento para acelerar la votación del texto legislativo a excepción de Bob Corker, quien también se opuso a la propuesta cuando se votó en el Comité de Relaciones Exteriores en marzo pasado.

La propuesta de ley de carácter bipartidista, patrocinada por el republicano Marco Rubio y los demócratas Robert Menéndez y Bill Nelson, solicita al presidente Barack Obama que congele los activos de aquellas personas involucradas en la represión de las protestas en las calles de Caracas, así como la revocación de los visados a una lista de individuos propuesta por los senadores.

Tras ser aprobado en el panel, el proyecto de ley pasó a la lista de propuestas legislativas a considerar en el pleno de la cámara alta, lo que podría tardar meses por el procedimiento regular.

Sin embargo, para los casos urgentes existe la figura legislativa del "hotline", mediante el cual los líderes de ambos partidos en el Senado preguntan uno por uno a sus miembros si están de acuerdo en acelerar el trámite de un determinado texto legislativo.

Como miembro de más alto rango republicano del Comité de Exteriores, es Corker quien se ha erigido como obstáculo principal para que el liderazgo de su partido consulte a sus miembros si estarían o no de acuerdo en que se abordase la legislación en el pleno con más premura.