AP 163
AP 163

La propuesta puede "ayudar a defender al pueblo sirio, estabilizar zonas bajo control de la oposición, facilitar el abastecimiento de los servicios esenciales, contrarrestar las amenazas terroristas y propiciar las condiciones para un acuerdo negociado", explicó el gobierno de Estados Unidos este jueves en un informe al Congreso.

Los destinatarios del dinero -opositores de la dictadura de Bashar Al Assad- serán examinados para asegurarse de que no son miembros de grupos terroristas. "Esta solicitud de financiamiento se basaría en una larga investigación para potenciar a la disidencia moderada siria, tanto civiles como armados", contó Caitlin Hayden, vocera del Consejo de Seguridad Nacional.

Hayden dijo que Estados Unidos sigue creyendo que "no existe una solución militar para esta crisis en Siria" y que los EEUU "no deben poner a sus tropas en combate". Agregó que la asistencia a los rebeldes "marca otro paso para ayudar al pueblo a defenderse contra los ataques del régimen".

La iniciativa sería parte del Fondo de Alianzas contra el Terrorismo, que propuso el presidente Obama en un discurso de política exterior el mes pasado en West Point. Y este pedido al Congreso incluye u$s1.500 millones para una "Iniciativa de Estabilización Regional", por la cual la oposición se asociaría con los países vecinos de Jordania, Líbano, Irak y Turquía.

Oficialmente, el apoyo de Washington a los rebeldes sirios se limitaba hasta ahora en "ayuda no letal" por un valor de u$s287 millones, aunque la CIA está presente en Jordania mediante un plan de formación militar de rebeldes moderados.

El gobierno de EEUU está preocupado por la progresión de las milicias islamistas en Irak porque podrían desestabilizar toda la región con sus ramificaciones en Siria y otros países.