AFP 163
AFP 163

Kerry ha confirmado que su país plantea ataques con drones para frenar la ofensiva lanzada por los yihadistas hace una semana en Irak, donde intentaban tomar el control de la estratégica ciudad de Tal Afar en el noroeste del país.

La organización yihadista sunita del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), apoyada por los partidarios del régimen del presidente derrocado Saddam Hussein, controla buena parte del centro y del norte del país, como Mosul, la segunda ciudad del país. Su objetivo es crear un Estado islámico en una zona fronteriza con Siria.

Así, los insurgentes buscaban hacerse con el control de Tal Afar, un enclave chiíta en la ruta hacia la frontera siria y una de las pocas ciudades no controladas por ellos en la provincia de Nínive.

Ante este avance fulgurante que las fuerzas de seguridad iraquíes intentan detener, Estados Unidos anunció que su presidente, Barack Obama, realiza "un examen minucioso de cada una de las opciones a disposición", incluyendo los ataques con drones (avión teleguiado).

Estados Unidos, que se retiró militarmente de Irak en 2011, está "profundamente ligado a la integridad" territorial de ese país, indicó Kerry.

Como parte de esta estrategia, Washington está dispuesto a conversar con Irán sobre la situación en Irak, aseguró Kerry. Ambos países coinciden en Viena en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní reanudadas este lunes.

Evacuación de personal diplomático

Frente a la inestabilidad y la violencia en Irak, Estados Unidos y Australia confirmaron la evacuación del personal diplomático. Washington anunció también el envío de refuerzos a su embajada situada en la muy protegida "zona verde" de Bagdad y de un portaaviones al golfo.

Las fuerzas de seguridad iraquíes aseguraron, el domingo, haber "retomado la iniciativa" con el control de dos ciudades al norte de la capital y con la muerte de 279 insurgentes.

Asimismo, los soldados iraquíes repelieron un asalto de insurgentes en la estratégica ciudad de Tal Afar, a 380 kilómetros al noroeste de la capital y a un centenar de kilómetros de la frontera siria.

Masacre

Los yihadistas sunitas del EIIL, que intentan ahora avanzar hacia Bagdad, indicaron que mataron a 1.700 soldados chiítas, una reivindicación no confirmada por fuentes independientes, pero calificada de "horrible" por Estados Unidos.