Tras el fallo de la Corte de los EEUU sobre los holdouts, YPF cayó 12% en Wall Street

AP
AP
 Shutterstock 162
Shutterstock 162

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el lunes oír la apelación de Argentina en su lucha judicial contra los acreedores con deuda soberana impaga por u$s1.330 millones, decisión que podría forzar al país a entrar en cesación de pagos de su deuda.

Los ADR de empresas argentinas que cotizan en Wall Street retrocedieron hasta 14%, tras conocerse la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de devolver sin tratamiento ni comentarios el caso argentino a los tribunales inferiores. Entre los papeles más castigados por la ola vendedora estaban YPF (-11,9%) y Edenor (-14,1%).

En Wall Street, la capitalización de mercado de YPF retrocedió este lunes unos u$s1.450 millones, un 11,9%, a 11.846 millones de dólares.

YPF se desmoronó 11,9% en Nueva York y 12,6% en Buenos Aires

El mercado esperaba una decisión intermedia que le permitiera a la Argentina "comprar" tiempo, para que el arreglo final con los bonistas que no ingresaron a los canjes 2005 y 2010 no tuviera efectos retroactivos que impulsaran la deuda pública, como lo hizo el acuerdo con Repsol primero y con el Club de París, después.

El índice líder Merval de la

Bolsa de Buenos Aires cayó 10,1% a 7.235 unidades

, donde se destacó la baja del

12,6% registrada en las acciones de YPF

. Edenor bajó 20,5%; Comercial del Plata, 11,6%;

Galicia, 10,9%

; Pampa Energía, 10,3% y Telecom, un 10,1 por ciento.

Los cupones de la deuda de Argentina atados al desempeño de la economía del país se desplomaban un 15,5% para los nominados en pesos, perdían un 9% para los de dólares y caían un 7,5% para los de euros.

Los bonos soberanos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) operaban con una merma promedio del 3,9% dentro de una plaza oferente de negocios.

Tras el fallo, el Riesgo País de la banca JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, sube 11,1% para la Argentina, a 826 puntos básicos.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el lunes oír la apelación de Argentina en su lucha judicial contra los acreedores con deuda soberana impaga por u$s1.330 millones, decisión que podría forzar al país a entrar en cesación de pagos de su deuda.

José Luis Espert, analista de Estudio Espert, consideró que "a partir de ahora queda firme el fallo que obliga a pagar. Esto implica que (Argentina) acata y paga o entra en default-default, ya que no es default técnico. Los bonos tendrían que caer con la noticia".

Marco Lavagna, economista director de la consultora Ecolatina, indicó que "es un escenario muy perjudicial para Argentina. Hay que esperar ahora a ver cómo (el juez federal de distrito Thomas) Griesa termina implementando esto. Tal vez ahí se abre alguna luz y se permite negociar sin poner en riesgo la cláusula pari passu, que vence en diciembre.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la apelación argentina contra los fondos buitres. La decisión se conoció a las 9:35 hora local (10:35) hora argentina, del caso Argentina versus los fondos NML, Aurelius, Blue Angel y otros pequeños inversores, que habían prevalecido en las dos instancias inferiores. Según se indicó en el blog de la Corte Suprema, la jueza Sonia Sotomayor no tomó parte del asunto.

Los agentes de mercado consideraron que es una "cachetada" la decisión

"(La posibilidad del default) también va a depender de la reacción del gobierno argentino ante este fallo. Obviamente los bonos van a bajar", añadió Gustavo Ber, economista de Estudio Ber. "La reacción va a ser desfavorable en general, ya que no se esperaba esta postura de la Corte. Hoy podríamos tener una jornada volátil (...) con desarmes de apuestas ya que el mercado descontaba que por lo menos (la Corte) elevara el caso", dijo Ber.

Maximiliano Castillo, director de la Consultora ACM, apuntó que "en principio no era lo que esperaba el mercado ni los analistas. La clave la sigue teniendo hoy el Gobierno, no hay más instancias judiciales. Me parece que hay que cumplir con las sentencias".

"El margen de negociación que podría haber (con el juez Griesa) es ver cómo se instrumenta el pago. Los cerca de 1.300 millones que hay que pagar, hay que pagarlos", señaló Siobhan Morden, líder de estrategia para América Latina de Jefferies.

Para el operador, "la fase siguiente es ver si Argentina pedirá a una corte inferior que extienda la medida de no innovar, y si negociará o pedirá una reconsideración. Esta es ciertamente la próxima fase en riesgos legales. Un proceso de reestructuración sería vulnerable a los riesgos legales en términos de logística, y habría que ver si hay suficiente participación".

Sebastián Centurión, economista de ABC Mercado de Cambios, aporta que "es una cachetada". "Aunque al (tipo de cambio) oficial no lo va a mover, puede haber mayor demanda en el blue (mercado informal) o en el contado con liquidación, ya que son las únicas herramientas que tiene la gente para cubrirse", sostuvo.

"La verdad que sorprende, porque está dando un antecedente para que cualquier fondo buitre vaya contra cualquier país, o sea cualquier país está indefenso ante una reestructuración, con lo cual es un mal dato para todos los otros países", expresó Centurión.