AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

La huelga que se inició este jueves en el metro de San Pablo provocó un embotellamiento matinal récord de 209 km y dejó a cientos de miles de personas sin transporte en una movilización a sólo una semana del Mundial. Es el mayor atasco de tránsito en lo que va del año para las horas de la mañana y el tercero mayor en la historia de San Pablo para ese lapso. El tráfico matinal genera habitualmente embotellamientos de un promedio de 75 a 105 km de largo.

San Pablo, ciudad que albergará el partido inaugural del Mundial 2014 en una semana, enfrenta este jueves un panorama caótico. La huelga de metro, trenes y diversas lineas del autobús dejó varadas a 3,5 millones de personas que se movilizan a diario en esos medios. Pasajeros enfurecidos llegaban para su trayecto matutino a algunas estaciones y encontraban las puertas cerradas.

La parada subterránea más cercana al estadio Itaquerao, donde se disputará el primer partido el 12 de junio, fue dañada por usuarios que derribaron las barreras de metal en dos entradas. Algunos saltaron a las vías para marchar, pero se dispersaron cuando llegó la policía. Otros se apresuraron hacia algunas paradas de autobús para subirse a vehículos atiborrados de gente que necesitaba llegar al trabajo.


 Reuters 163
Reuters 163

Esta maniobra se produce luego de otras de los operadores del transporte público que han exasperado a los pasajeros. "Las huelgas me están sacando de quicio", dijo Silvia Rodrigues da Silva, que administra una pequeña cafetería en el centro de San Pablo. "La estación de metro más cercana a mi casa estaba cerrada, así que tuve que esperar más de una hora para subirme a un autobús abarrotado para venir a trabajar".

En Río de Janeiro, los funcionarios de la Compañía Estatal de Agua y Aguas Residuales (Cedae) bloquearon este jueves el tránsito en la avenida Pinheiro Machado. Según los organizadores, alrededor de mil personas participan en el acto. Los manifestantes quieren una reunión con el gobernador Luiz Pezao.

Los profesores y los profesionales de la educación en el estado y el condado mantienen una paralización desde el 12 de mayo.

La huelga de guardias de seguridad en Río lleva un mes y pone en peligro los servicios de varias sucursales bancarias y otras ciudades del estado. Los implicados exigen un aumento salarial de 10 por ciento.


 Reuters 163
Reuters 163

La noche del miércoles, un juez ordenó a los operadores de trenes en San Pablo que trabajen a plena capacidad durante las horas pico y al 70% de capacidad en otros momentos. Los miembros del sindicato votaron a favor de seguir adelante con la huelga de todos modos, a pesar de que el juez determinó que el sindicato se expone una multa de 44.000 dólares por cada día que ignore el fallo.

En respuesta a la huelga, el gobierno de San Pablo suspendió una regla que restringe la entrada de autos al centro de la ciudad. Eso llevó a una congestión extrema en las principales avenidas, y la autoridad de tránsito del gobierno dijo que la ciudad experimentaba su peor tráfico del año hasta ahora.

San Pablo es conocida por sus congestionadas vías y su atestado transporte público, cuyas fallas y costos han avivado las protestas durante el año pasado. Las manifestaciones masivas en varias ciudades brasileñas en junio pasado fueron provocadas inicialmente por una violenta represión policial contra los manifestantes que pedían revocar un alza en las tarifas del transporte público.