En Japón, anonadados por la pasión del hincha argentino, decidieron copiar los 'cantitos' de cancha, metiéndole su estilo con diferentes coreografías. Ahora, el país asiático quiere pasar a la vanguardia con una revolucionaria idea que parece difícil de imponer en Occidente, pero que generará ruido.

En un partido de la J-League Cup, los dos últimos equipos del Grupo B se enfrentaron en la isla de Tokushima. El local, Tokushima Vortis, recibió a Omiya Ardija, equipo con residencia en Saitama, a más de 600 kilómetros de distancia. El mal andar en el certamen generó que los hinchas del visitante no acudan en gran número al 'Pocarisweat Stadium'.

¿La solución para tapar los 'huecos'? Unos 40 hinchas de 'repuesto'. Ante la atenta mirada de la Policía local, cerca de 40 'cuerpos' de cartón, con la camiseta naranja del Omiya Ardija, se ubicaron en la cabecera que está detrás de uno de los arcos para generar 'bulto'. Uno de ellos era el portador del 'bombo' que, obviamente, no sonó en todo el encuentro.

Tras la apertura del marcador de Hamada de tiro libre, llegó el inesperado empate sobre la hora en los pies de Kikuchi, para terminar el partido 1-1 y seguir dejándolos a los dos en las profundidades del Grupo B. Los pocos 'humanos' que acompañaron a las "Ardillas" vibraron con el empate, que casi hace levantar de sus butacas a los 40 hombres de cartón.

Este campeonato es el que otorga a un equipo japonés la oportunidad de jugar la Suruga Bank ante el campeón de la Copa Sudamericana del país que en esta ocasión enfrentará Lanús ante el Kashiwa Reysol. ¿Llevarán 'barras' de cartón ante el "Granate"?