Chubut: los abogados deben usar corbata como "signo de respeto"

Fiscalía de Trelew
Fiscalía de Trelew

La polémica se desató en febrero pasado, cuando el juez Daniel Arguiano de la ciudad de Trelew demoró una audiencia por lesiones graves porque el abogado Oscar Romero se presentó ante el Tribunal sin corbata. Allí, el juez le preguntó por qué no llevaba el complemento de su camisa. Y Romero, presidente del Colegio Público de Abogados de la ciudad, respondió: "Por una cuestión de principios".


Ahora, como si hiciera falta, un increíble fallo del

Superior Tribunal de Justicia del Chubut

, decidió que la corbata resulta indispensable en la vestimenta de los abogados a la hora de presentarse ante quienes deben impartir justicia.


El Tribunal dedicó casi dos horas de deliberación y, finalmente, los magistrados emitieron una acordada en la que dispusieron para los abogados la obligatoriedad de utilizar el atuendo para asistir a las audiencias judiciales.

La votación de los miembros del Tribunal fue de tres jueces contra dos. Y los argumentos utilizados para sostener esa postura sorprenden por su anacronismo y su sesgo aristocrático, basado en el principio de que a los jueces debe rendírseles reverencia, y la corbata sería una de las formas.

Votaron a favor José Luis Pasutti (presidente de la Corte) y los ministros Daniel Rebagliati Russell y Fernando Royer. En contra, lo hicieron Alejandro Panizzi y Jorge Pfleger, aunque este último se podría considerar ambiguo, ya que le restó importancia a la cuestión.

"Es un signo de respeto"

, sostuvo Pasutti. Y manifestó que

"no le hace mal a nadie"

. Para los jueces que lo consideraron indispensable, el uso de la corbata es una costumbre que no debe romperse. Según otro de los razonamientos,

"uniformarse"

es signo de una sociedad democrática, y que de todos modos la corbata es parte de la

"cultura forense"

que representa a los judiciales "como grupo social".


“La forma de presentarse de los abogados ante los tribunales está íntimamente ligada a una expresión de respeto al comparecer ante los jueces, que se ha construido sobre la base a un derecho consuetudinario mantenido a lo largo de los años. El uso de la corbata, corbatín, moño, pañuelo, poniéndole un límite a la apertura del cuello, ha sido costumbre de los abogados que así lo han adoptado, sin imponerse por norma escrita. Recordemos que el Derecho es mucho más que la ley y en estas prácticas pesa fuertemente la costumbre”, señaló en su escrito

Del otro lado, Panizzi opinó que no existe reglamentación que imponga el uso de la corbata, y que, por el contrario, “su exigencia es por completo arbitraria”. “Ningún habitante de la nación será obligado a hacer lo que no manda la ley ni privado de lo que ella no prohíbe”, indicó. Pfleger coincidió y apuntó contra sus propios colegas: “Quienes han faltado a su deber han sido los jueces y no el letrado cuyo vestir despechugado se acusa”. “Cualquier herida a la sensibilidad estética de quienes dirigen la audiencia no necesariamente implica forma incompatible con la seriedad de la audiencia (...) moderen los señores jueces la energía de la que han sido dotados por la constitución y la encaucen a los propósitos que les dio motivo”, dijo tajante.