@CasaReal 163
@CasaReal 163

"¡Qué barbaridad!", comentó momentos antes de entrar en el Salón de Audiencias de la Zarzuela para recibir a su invitado, reseña el ABC de España. Cuando le preguntaron cómo se encontraba, replicó: "¿Cómo me veis? Hay que responder a lo gallego".

Luego, posó para los fotógrafos y comenzó una reunión a puertas cerradas para examinar las relaciones económicas entre España y EEUU.

Se trata del primer acto oficial del jefe del Estado tras su decisión de abdicar en favor del príncipe de Asturias.

La abdicación se produce en un momento especialmente delicado para España y también para la monarquía, afectada por el escándalo de corrupción que salpica a la hija del rey, la infanta Cristina.

La crisis económica ha socavado el prestigio de las instituciones, mientras el país afronta un enorme desafío para su integridad con el referéndum independentista que Cataluña quiere celebrar el 9 de noviembre.

Juan Carlos ha sido una figura muy respetada por la sociedad, pero su popularidad ha caído en los últimos años. Su salud también se ha visto resentida, con varias operaciones en la cadera y las rodillas.

El rey pilotó la transición a la democracia en España tras la muerte de Francisco Franco en 1975. Su papel como garante de la democracia fue decisivo al frenar la intentona militar golpista del 23 de febrero de 1981.

Juan Carlos dijo recientemente que le gustaría ser recordado como "el rey que ha unido a todos los españoles"y que "ha traído la democracia".

"Hoy merece pasar al frente una generación más joven y, en este sentido, el príncipe Felipe tiene la madurez y el sentido de responsabilidad necesarios como para abrir una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación, para lo cual contará con el apoyo de la princesa Letizia", explicó a los españoles.