Kicillof pidió "prudencia" sobre el ingreso de inversiones tras el acuerdo con el Club de París

 DyN 162
DyN 162
 NA 162
NA 162
 NA 162
NA 162

El titular del Palacio de Hacienda, Axel Kicillof, volvió a dar más precisiones sobre el acuerdo para el pago de la deuda de u$s9.700 millones contraída con el Club de París. Entre otros puntos, habló sobre las expectativas de llegada de nuevas inversiones, y pidió que haya "prudencia" en torno a las estimaciones sobre cuánto representará en materia de divisas.


En conferencia de prensa, el ministro aclaró que el pacto "no es que mejora" el costo del endeudamiento del Estado, sino que "potenciará" las posibilidades de financiamiento de las empresas extranjeras que quieran invertir o exportar en la Argentina.


"Empresas muy importantes encontraban dificultades para encontrar crédito en sus países de origen. Por este acuerdo ahora eso se vería facilitado", sostuvo Kicillof. Con la firma del acuerdo, el Gobierno consiguió que el Club de París se comprometiera a avisar a las agencias de crédito que dependen de las potencias que la Argentina está cumpliendo sus obligaciones internacionales. Esto permitirá que las compañías que tengan interés en traer dólares para el desarrollo de proyectos en el país obtengan facilidades para obtener empréstitos.


Sin embargo, advirtió que el ingreso de estos capitales "va a ir ocurriendo con el paso del tiempo", por lo que no pueden darse números estimativos sobre cuántos dólares llegarán. "Probablemente sea un resultado paulatino por la mejora de las condiciones de crédito", dijo el funcionario ante la consulta de la prensa.


"Lo importante es que esta deuda que cayó en default en el 2001 fuimos a regularizarla porque ponía trabas con los países integrantes en la relación bilateral", amplió.


Amor con amor se paga

La Argentina descargará en promedio 2.250 millones de dólares anuales al Club de París. Ahora bien, una de las cláusulas del acuerdo señala que la cifra a abonar por año se incrementará en caso de que aumenten las inversiones de parte de los países miembros de ese organismo multilateral.


La inyección de divisas desde el exterior significaría un alivio del Estado argentino para afrontar compromisos varios, como el pago de deuda externa e importaciones cuantiosas, especialmente las de energía. Además, dotaría al Ejecutivo de un mayor margen de maniobra en las políticas cambiarias y macroeconómicas.


"Si llegan nuevas inversiones, Argentina va a pagar más en proporción de tal forma de generar un incentivo a los países del Club de París y sus empresas", informó Kicillof, quien destacó la "filosofía" de esta cláusula. "Los países a los que les debemos también tienen que colaborar", sentenció.


El titular de Economía destacó que el interés sobre saldo del acuerdo con el Club de París es del tres por ciento en los primeros cinco años, pero que si se extiende hasta siete, la tasa de los últimos dos será del 4,5 por ciento, lo que arroja un promedio para los siete años, en caso de prolongarse en ese lapso el cumplimiento, del 3,8 por ciento.


"Hemos respetado este principio central. No es pagar para crecer, es crecer para poder pagar. No vamos a repudiar la deuda anterior, pero la vamos a pagar en condiciones que no dejen de rodillas a la Argentina", concluyó el ministro Kicillof.