Con reparos, la oposición celebró el acuerdo que alcanzó el Gobierno con el Club de París

  162
162
El Gobierno usa reservas para honrar el plan de pago de la deuda con el Club de París  162
El Gobierno usa reservas para honrar el plan de pago de la deuda con el Club de París 162

La oposición comienza a desgranar luego de algunas horas los alcances del acuerdo que alcanzó el Gobierno con el Club de París para cancelar, por un monto de 9.700 millones de dólares, la deuda que mantenía con ese organismo. En líneas generales, el grueso de las fuerzas coincidió en que el compromiso alentará la inversión, posibilitará el financiamiento externo y "conectará" al país con el mundo, en un diagnóstico que comparte con la evaluación que hizo el kirchnerismo.

"Es una señal positiva y un paso importante de cara al futuro", señaló el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. "No sólo significa la reconstrucción de un sistema de relaciones con la comunidad internacional, sino además la posibilidad de una puerta abierta al financiamiento para muchos proyectos públicos y privados que la Argentina necesita para su futuro", agregó.

"Estamos convencidos de que el futuro de la Argentina necesita de vínculos serios y sólidos con todos los mercados, para abrir puertas que nos permitan vender trabajo argentino al mundo y acceder al financiamiento de largo plazo", indicó el diputado.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, calificó como "positivo" el acuerdo alcanzado. "Hace meses dijimos que había que hacerlo, felicito al Gobierno, esto abre puertas", sostuvo, y pidió que "pase lo mismo con los holdouts".

"Fue un buen partido del Gobierno, pero no un golazo, un golazo sería bajar la inflación", agregó Macri.

Federico Sturzenegger, una de las espadas económicas del PRO, también reaccionó de manera positiva. Consideró que el acuerdo es "un paso sumamente positivo para que la Argentina pueda encontrarse con el mundo".

A su entender, con este entendimiento y el logrado con Repsol por YOF se solucionaron dos de las cuatro cosas que "separaban a la Argentina del mundo": las pendientes, apuntó, son el cepo cambiario y la disputa con los holdouts".

Pese a su satisfacción, el diputado macrista observó que "desde el punto de vista técnico se podría decir por qué no se resolvió antes", y aseguró que de esa manera el Estado se habría "ahorrado la diferencia" entre el 7% de tasa de interés que se aplicó y el 3% en que se cerró la negociación.

Carlos Melconian, otro de los expertos en economía de ese partido, fue menos efusivo: "El acuerdo no es un avance frente a no haber hecho nada sino que se trata de una acelerada etapa de terrible blanqueamiento", dijo. "La negociación cerrada por el Gobierno con los acreedores es insuficiente y todavía falta decir qué van a hacer con sus cuentas fiscales".

Quien también celebró con reparos el anuncio fue el titular de la UCR, Ernesto Sanz. "Es una buena noticia" dado que representa "un gesto en el camino correcto para que Argentina retome normalidad", subrayó.

El senador consideró sin embargo que el país "podría haber acordado hace cuatro o cinco años, pero las posiciones dogmáticas, expresiones innecesarias y desprolijidades en la gestión económica lo demoraron".

Con todo, convino en que el acuerdo redundará a futuro en las condiciones económicas, aunque estimó que "las inversiones van a llegar con una economía estabilizada, un gobierno confiable y reglas transparentes".

El ex ministro de Economía Martín Lousteau, que ahora comparte espacio con Sanz en el Frente Amplio UNEN, no dudó en afirmar que los argentinos deben "ponerse contentos" de la noticia.

Pese a que remarcó que "no va a modificar la vida cotidiana a nadie", sostuvo en declaraciones a radio Metro que se resolvió una "traba" para las inversiones y el financiamiento externo. "Cuando las perspectivas sean de menor incertidumbre, esto ya está liberado, y eso es importante", dijo.

El líder del FAP, Hermes Binner, consideró que el acuerdo "resulta necesario para resolver el problema de la rápida inserción de la Argentina en el mercado de capitales".

Y como sus pares apuntó: "Lo que no tiene lógica es el tiempo transcurrido hasta esta decisión, ni tampoco tiene lógica que por las graves manipulaciones de los índices y el ocultamiento de datos macroeconómicos, se desconozca cuál es la real capacidad de repago de nuestras deudas".

Algo similar opinó el diputado de la UCR Ricardo Alfonsín al señalar que "si hubiéramos negociado antes, nos habríamos ahorrado problemas".

La Cámara Argentina de Comercio (CAC) calificó como "exitoso" el entendimiento al considerar que "estimulará la llegada de un mayor volumen de inversión extranjera directa, que se verá también beneficiada por un menor costo de capital". De igual forma se pronunció la Asociación Empresaria Argentina (AEA) al apuntar que es "un paso importante hacia la integración de Argentina al mundo".

El concepto fue compartido por el empresario Franco Macri quien, no obstante, hizo algunos reparos, pero respaldó las negociaciones del equipo argentino en Francia. "Creo que hay muchos aspectos y es difícil de analizarlo pero que fijan que el país está marchando hacia un mejoramiento notable", sostuvo el empresario.

Claudio Lozano - Diputado Nacional por Unidad Popular

Una postura distinta de la de los otros opositores expresó el diputado y economista de Unión Popular Claudio Lozano. En diálogo con InfobaeTV, insistió en que esa deuda representa "un interrogante", ya que no existen los documentos suficientes que acrediten lo que ahora se va a pagar.

Lozano criticó que "se ha evolucionado en una negociación sin que exista la autorización parlamentaria" y aseguró que correspondía crear en el Congreso una bicameral investigadora sobre el tema. "Nosotros no compartimos el modo en que se ha llevado el tema", dijo.

Además de Lozano, quien también criticó el pacto fue su ex socio de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas. "Con este convenio está violando la Constitución y el Código Civil que prohíbe negociar acuerdos que surjan de actos ilícitos", dijo y se sumó a las dudas que existen en torno a la deuda.

"Si en la Argentina se llevan a cabo los juicios en busca de la Verdad Histórica sobre los desaparecidos durante la dictadura militar, hoy el país necesita una profunda investigación que sea el 'Nunca Más', la CONADEP de la deuda externa", añadió.