España: Rubalcaba renuncia a la dirección del PSOE

 AP 162
AP 162
 Reuters 162
Reuters 162

El Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, que han gobernado el país sin interrupción desde 1977, sumaron en las elecciones europeas menos del 50% de los votos, lo cual significa una derrota histórica para ambos partidos.

No obstante, el PP, que obtuvo 16 escaños en Estrasburgo, se declaró "satisfecho" con su victoria ya que España es el único país donde ganó el partido del gobierno. El PSOE, por su parte, registra el peor resultado de su historia con el 23% de los votos, una caída de 15,7 puntos y una pérdida de 9 escaños.

Frente a tal desplome, Alfredo Pérez Rubalcaba decidió renunciar. Convocó a un congreso extraordinario en julio, adelantando las primarias previstas en noviembre para elegir una nueva dirección del partido.

El líder socialista indicó que "naturalmente" no se iba a presentar en aquella ocasión. "Lo que hago es asumir la responsabilidad política por los malos resultados y esta decisión ha sido absolutamente mía", aseguró.

Una encuesta participativa disponible en la página de El País parece corroborar lo pertinente de su decisión. El 92,2% de los 4627 participantes contestó que sí a la pregunta "¿Crees que Alfredo Pérez Rubalcaba ha adoptado la decisión correcta al convocar un congreso extraordinario en julio para elegir al nuevo líder del PSOE?".

El interesado constató su fracaso. "No hemos recuperado la confianza de los ciudadanos. Hay gente que se acuerda de que esto empezó estando nosotros en el gobierno. Hay que cambiar las formas de hacer política. Las primarias abiertas son el final y por eso se ha alterado el calendario", ha explicado.

Rubalcaba indicó que seguirá en su puesto hasta la llegada de las primarias de julio y que sí seguirá ejerciendo como líder de la oposición en el Congreso después de esta fecha.

Las primarias que elegirán al candidato para las elecciones generales de 2015 serán, por primera vez en la historia del PSOE, abiertas o a la francesa. "Eso quiere decir que podrán votar en ellas no sólo los 220.000 militantes del PSOE (y del PSC), como hasta ahora, sino también cualquier ciudadano que quiera participar, siempre que firme un texto de adhesión a los valores socialdemócratas y pague una cantidad simbólica de uno o dos euros", explicó hoy El País.

Esta derrota se da en un contexto de división de la izquierda española originada tras la caída del gobierno de Zapatero en 2011. La Izquierda Unida y Podemos forman, ahora, respectivamente, la tercera y cuarta fuerza del país, y suman 11 escaños.

El partido ciudadano Podemos, fundado el 11 de marzo de este mismo año con el objetivo principal de presentarse a las elecciones europeas, fue la gran sorpresa de la jornada electoral después de una campaña que tuvo la crítica del bipartidismo como eje principal.

Su líder, el mediático Pablo Iglesias, declaró, tras conocer los resultados este domingo, que "los partidos de la casta han recibido un serio correctivo". Sin embargo, llamó "a la calma y a duelo" no se cumplió el objetivo de superar en votos a los dos partidos tradicionales. "Nacimos para ir a por todas y nuestro desafío es convertirnos en alternativa", insistió Iglesias.

Como primera medida en el Parlamento Europeo, Podemos propondrá la reducción de los salarios de los eurodiputados. Anunció también que su objetivo es, a partir de hoy, trabajar con otros partidos del sur de Europa "para decir que no son una colonia de Alemania".

La derrota del PP y del PSOE y la victoria de Iglesias abrió hoy un nuevo camino en el Parlamento Europeo a pesar de la tremenda victoria de la ultraderecha en la Unión este domingo.